Tratar lesiones con "hueseros" pone en riesgo la salud: IMSS

Los médicos ortopedistas se especializan en la biomecánica de las articulaciones y eso permite que puedan corregir lesiones complejas.
Ejemplo de una lesión en huesos.
Ejemplo de una lesión en huesos. (Foto: Especial)

Puebla

Los pacientes que sufren fracturas, lesiones articulares o lumbalgias (dolor de espalda baja), deben acudir con un médico especialista para tratar su padecimiento, así lo mencionó el doctor Jaime Salvatori Rubí, director del Hospital de Traumatología y Ortopedia (HTO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

El especialista explicó que anteriormente el número de ortopedistas era menor, por lo que se acostumbraba acudir con el "cura-huesos", también conocido como "huesero", que es aquél que, sin tener el curso de medicina, se dedica a la cura de esguinces o dolores musculares.

Refirió que puede haber padecimientos que, por la experiencia que los hueseros tienen los traten bien, sin embargo, los médicos ortopedistas se especializan en la biomecánica de las articulaciones y eso permite que puedan corregir lesiones complejas.

"Por ejemplo, en una lesión de tobillo donde haya un desplazamiento de hueso, de no atenderse adecuadamente, se desarrollará un problema degenerativo que a la larga deteriorará la movilidad del paciente", señaló.

El doctor Salvatori Rubí mencionó que a los pacientes con fracturas, los hueseros suelen ponerle pomadas y colocar entablillados con ciertos vendajes que si el hueso no está desplazado, eventualmente tiende a pegar, no obstante, cuando un hueso está desplazado, es muy difícil que ellos puedan hacer la alineación correcta para darle la anatomía que el hueso merece, por lo que los huesos -especialmente de los brazos- pueden quedar encimados; a esto es lo que se conoce como sinostosis radio cubital.

Cuando sucede esto, el ortopedista tiene que realizar una osteotomía, es decir, cortar el hueso, separarlo, alinearlo y colocarle placas.

Refirió que los hueseros no usan radiografías, por lo que cuando no pueden resolver un problema, suelen derivar al paciente al ortopedista.

Salvatori Rubí comentó que los hueseros acostumbran aplicar las llamadas "ventosas" a pacientes con problemas de columna lumbar, que son vasos a los que les prenden fuego con alcohol por unos segundos y se colocan en la espalda, sin embargo, esto no es recomendable porque no ejercen ninguna acción curativa, "lo único que hacen son lesiones dermatológicas por quemaduras, pero no corrigen el problema", dijo.