Tratamiento de cáncer de mama es subrogado por la federación

Instituto Jalisciense de Cancerología es el encargado de referir pacientes a hospitales privados, aclara SSJ ante solicitud de varios estados de frenar esta práctica.
El IJC deriva los pacientes a hospitales privados.
El IJC deriva los pacientes a hospitales privados. (Milenio)

Guadalajara

Ante la petición de Jalisco, Nayarit, Colima y Michoacán, para que no se subrogue la atención de pacientes con cáncer de mama a hospitales privados, bajo el argumento que va en detrimento de los hospitales públicos y de las mujeres, Antonio Cruces Mada, titular de la Secretaría de Salud jalisciense (SSJ), respondió que las instituciones particulares tienen derecho a certificarse para ofrecer este servicio.

El funcionario dejó en claro que el gobierno federal es el que hace esta subrogación.

“La Comisión Nacional de Protección Social en Salud tiene una apertura federal para que las instituciones públicas y privadas puedan acreditarse para atender a las personas con cáncer de mama, dentro del programa de Gastos Catastróficos. Las instituciones son libres de ir a pedir esa acreditación para atender pacientes del Seguro Popular”, indicó en entrevista.

Explicó que el objeto de este programa es que ante una eventual saturación de hospitales públicos y la urgencia de dar una atención, es que las pacientes se derivan a instituciones privadas que, dijo, representan un porcentaje menor de las atenciones anuales. Y reiteró que la federación paga este servicio subrogado.

Cruces Mada admitió que cada paciente que se subroga en lo privado es un recurso menos a los hospitales público, pero que en Jalisco, quien otorga la autorización o referencia a una institución particular, es justamente el Instituto Jalisciense de Cancerología, por lo que se dijo desconcertado de la petición que encabezó hace unos días el titular de este organismo, Adalberto Gómez, quien aseguró que esta subrogación no sólo impacta a los programas institucionales de hospitales de alta especialidad, sino que afecta a las propias mujeres, al no ser sujetas de un manejo integral de la enfermedad.

“Yo invitaría al doctor Adalberto a la congruencia. Ninguna paciente se atiende en una institución privada si no es derivada y revisada primero por el Instituto Jalisciense de Cancerología. Quien hace la derivación de los pacientes es el Instituto Jalisciense de Cancerología. Ningún otro centro de salud tiene esa facultad”, recalcó.  

Comentó que algunas instituciones privadas pueden intentar “seducir” a los hospitales regionales que detectan un caso para que les refieran pacientes, pero primero deben enviar las mamografías y otros estudios al Instituto Jalisciense de Cancerología. Tampoco dudo que existan “agentes de ventas” buscando directamente a las mujeres, pero insistió que sin el aval del organismo, la federación no valida ningún servicio.

Adalberto Gómez informó que se dirigirá una carta al secretario de Salud federal, José Narro para pedirle únicamente el sector público sea el acreditado para el programa de Gastos Catastróficos en cáncer de mama; pronunciamiento se hará en noviembre próximo dentro de las Jornadas Oncológicas que se celebran dicho mes.

Las entidades vecinas de Jalisco respaldan esta solicitud, pues reconocen los tratamientos que ofrece el Instituto Jalisciense de Cancerología y les refieren pacientes.

GPE