Combis 'piratas' ponen en riesgo el caminito a la escuela

La delegación regional de Transporte del Estado en La Laguna, informa que tienen registrados 156 vehículos que brindan el servicio en Torreón y poco más de la mitad tiene las placas vigente.
En Torreón sólo están registradas 156 unidades.
En Torreón sólo están registradas 156 unidades. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

Aquellos tiempos en los que los padres de familia podían llevar a sus hijos a pie a la escuela, se acabaron hace mucho. El uso de transporte que algunas personas

brindan se ha convertido en algo esencial y en parte del bagaje educativo de los estudiantes, junto con sus libros, cuadernos y uniformes.

Debido a la gran necesidad, tanto de ganar algo de dinero, como de disponer de este servicio, el número de unidades "piratas" es incierto. Pero en términos generales, usar una combi de este tipo, no es lo más adecuado, sobre todo para los niños.

Luis Salas Leoni, Delegado Regional de Transporte del Estado en La Laguna, informó que tienen registrados 156 vehículos que brindan el servicio de transporte escolar para primaria en la ciudad de Torreón.

Los números de contacto de la Dirección de Autotransporte Estatal en La Laguna son 7227130 y terminaciones 31 y 32. Se invita a los conductores y dueños de combis a acercarse para obtener información para estar en orden con el servicio.

Poco más de la mitad tiene la placa vigente. La diferencia, es por que probablemente los vehículos circulan con la placa vencida o que dan el servicio pero no han dado de baja las placas.

En ese caso, si ya no trabajan, se requiere que den de baja las placas, o que saquen su replaqueo, primordial debido a que los vehículos son sometidos a revisión física.

Se checa que las famosas combis amarillas, tengan asientos, que no traigan bancas sueltas, que tengan cinturones de seguridad, torretas ámbar, botiquín de primeros auxilios, estén pintadas de amarillo y rotuladas.

El conductor debe de traer un tarjetón que también se le otorga tras ser sometido a un examen médico donde se les revisa la vista, la presión arterial, otro tipo de enfermedades que en algún momento puedan ocasionar un desmayo o algo que ponga en riesgo a los niños y el antidoping.

A los vehículos se les exige que tengan una póliza de seguro que tenga cobertura al menos para 15 pasajeros. La capacidad de las unidades será la que determine la cantidad de niños que viajen, pero no se debe de llenar la unidad con más menores de los que pueden ir sentados y asegurados.

"Si nosotros detectamos un vehículo que trae 18 pasajeros o 20, se hacen acreedores a una sanción, además del sobrecupo por que no cubre la totalidad de la póliza del seguro", destacó Salas Leoni.

Las "combis sardinas", sin embargo, existen y se pueden ver todos los días en la ciudad. Muchas no cumplen con las especificaciones que exige la dependencia de Transporte, como por ejemplo las torretas ámbar, que son necesarias para que el conductor de otro vehículo se percate de que va la unidad y lleva a niños.

Hasta 250 salarios mínimos puede ser la sanción para quien trabaja sin el permiso que otorga el Estado, que no es una concesión.

Este transporte es una necesidad para los padres de familia. Según cálculos de Salas Leoni hay más de mil 300 escuelas primarias en la ciudad.

"Donde hemos tenido problemas de competencia desleal en alguna de las escuelas procuramos hablar con la sociedad de padres de familia y les hacemos el exhorto de que estén seguros y procuren contratar vehículos que están autorizados por nosotros".

Esto por que al menos así se sabe que los vehículos están asegurados, que ya fueron sometidos a revisión y que cuentan con conductores certificados.

El riesgo con los piratas, es que los daños que en dado caso, desgraciadamente pasara un accidente, habría un respaldo de parte del dueño del permiso.

Los costos son a libre competencia y en algunas escuelas hay hasta tres prestadores del servicio y que la fijen según calidad, según las distancias que recorran y otras circunstancias similares.

El permiso que otorga el Estado es por cinco años y ronda los cuatro mil pesos, aunque hay que hacer refrendos por año de cada unidad vehicular. Muy común es ver a señoras manejando las combis, aunque también hay hombres que lo hacen y en términos generales, lo hacen bien.

A la ciudadanía, Salas Leoni les exhorta a que al momento en ver un vehículo de este tipo de servicio, a extremar precauciones, ya que como es sabido, llevan carga preciosa.

"Todos somos padres de familia y que ocurriera algún accidente en una de estas combis, sería una verdadera tragedia. También pedimos que les digan a sus niños que se porten bien en los vehículos".

Invitó también a los papás, que pueden ser los primeros vigilantes a mencionar los casos en los que por ejemplo van 30 niños en una camionetita, o respecto a las placas, las condiciones de las unidades y de los choferes, para evitar cualquier situación de riesgo, pues como cabe reiterar, más vale prevenir que lamentar.