Transportistas admiten dar mal servicio

El principal requerimiento es que se ponga orden en aspectos como la atención al usuario, las condiciones de las unidades y el uso del sistema de prepago.
Aún no se han entregado las concesiones.
Aún no se han entregado las concesiones. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Los transportistas le tienen una larga carta de peticiones al nuevo titular de la dirección de Vialidad y Movilidad Urbana, quien por fortuna conoce del tema, declaró Roberto Cerna.

Dijo que el principal requerimiento es que se ponga orden en aspectos como la atención al usuario, las condiciones de las unidades y el uso del sistema de prepago.

Admite que se da un mal servicio, pero agregó que no se hizo nada en la anterior administración para mejorarlo. Se confabularon autoridades con los incumplidos y se dio un paso atrás según comentó.

"El principal requerimiento es ordenar la atención al usuario, las condiciones de las unidades y el prepago”.

Abundan las quejas de los usuarios por maltrato y el que circulen unidades en mal estado, a lo que se suma que hay choferes que sólo trabajan en las horas pico y posteriormente se salen de las líneas para gastar poco combustible, ya que no hay regulación, por lo que las unidades tardan en pasar y molesta a los usuarios.

Pide que se haga efectivo el reglamento de Transporte para sancionar a 120 compañeros que cuentan o no con el prepago, pero no permiten el uso de la tarjeta, por lo que siguen los problemas con la empresa ACS.

Otro de los aspectos que ha contribuido, según comentó, al desorden del sistema de transporte es el que aún no se han entregado las concesiones.

Solicitó que se den los títulos para tener certidumbre legal y poder invertir en vehículos nuevos, ya que el año pasado se otorgaron pocas concesiones, cuando se pagaron hace dos años y la Tesorería se gastó los recursos que ingresaron por este concepto.

Hay mal servicio pero no se hizo nada en la anterior administración para mejorarlo.

En el presente año les esperan dos procesos de renovación, por lo que agregó que tienen que cerrar el trámite de las primeras.

Para el transportista si se presta un buen servicio, la gente entenderá que se requiere un aumento, que fue solicitado desde octubre del 2013 sin obtener respuesta.

Señaló que en 2009 se ha complicando el negocio por factores como la crisis y la inseguridad.

En 2013 aún se tenía un aforo 20 por ciento menor al que se tenía en 2008, considerado uno de los años más productivos para el transporte.

Piden un peso de aumento en cada tarifa para amortiguar los incrementos en combustible y refacciones, se les indicó por parte de las nuevas autoridades que la solicitud sería valorada en el actual año.