Transporte no considera a los discapacitados

En el caso de quienes usan sillas de ruedas, los choferes ni la parada hacen porque no podrán subirlos y estas personas realizan gastos excesivos porque deben tomar taxi para que los trasladen.
Sus limitaciones son por accidentes o males incapacitantes.
Sus limitaciones son por accidentes o males incapacitantes. (Archivo)

Tultitlán

Camiones y microbuses de pasajeros en el Valle de México carecen de accesorios para personas con movilidad reducida, es decir quienes utilizan sillas de ruedas o caminan con el apoyo de bastones.

"Si vas por ejemplo en el camión batallamos mucho, que te esperen a que te sientes, que te esperen a que bajes, que no arranquen el camión cuando vas caminando por el pasillo", y los choferes se desesperan, comentó Luis Antonio de 45 años, quien sufrió poliomielitis de niño.

En el caso de quienes utilizan sillas de ruedas, los choferes ni la parada hacen porque no podrán subir al vehículo y estas personas realizan gastos excesivos porque deben tomar taxi para que los trasladen.

Sobre el tema, Armando Medina de la Alianza de Autotransportistas Autónomos de la República Mexicana (AAA), dijo que el pasaje de personas con discapacidad es muy reducido y el costo de las plataformas hidráulicas para abordar gente en silla de ruedas es altísimo, por lo que no hay condiciones para hacer esos gastos.

Comentó que las personas con bastón o muletas, tienen mayor facilidad de abordar un camión, pero las personas en silla de ruedas, de plano no pueden recibir el servicio de transporte.

En el caso del Tren Suburbano en el Valle de México, refiere que cuenta con rampas de acceso y elevadores en algunas estaciones, además de entradas y salidas exclusivas para sillas de ruedas.

Cada uno de los vagones del tren cuenta con un espacio para sillas de ruedas con sistema de seguridad para su inmovilización.

Para las personas con discapacidad visual existen guías táctiles en el suelo desde la entrada de la estación hasta los andenes y señalamientos en sistema Braille y el pago de su pasaje lo pueden realizar en las taquillas o máquinas expendedoras.

Los andenes también cuentan con guías táctiles en los torniquetes de acceso y el sistema de megafonía informa la llegada y salida de los trenes.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis) 2010, 5.1 por ciento del total de la población tiene alguna discapacidad.

Más de la mitad de discapacitados en el país tiene alguna dificultad para caminar y moverse, y tres de cada diez para usar sus brazos y manos. Cerca de una quinta parte tiene discapacidad visual y una décima parte auditiva.

Entre las limitaciones menos frecuentes están la del habla (4 por ciento) y la discapacidad mental (0.5 por ciento).

Por último, 21 por ciento presenta algún otro tipo de discapacidad.