No está en riesgo la vida de nadie, señala director

Desde enero en el ISSSTE Torreón se suspendieron los transplantes, porque revisan el protocolo de estudio a pacientes, se cuente con la estructura hospitalaria y se tengan recursos.
El 15 de mayo los pacientes se manifestaron.
El 15 de mayo los pacientes se manifestaron. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Héctor Valdez Romo director del ISSSTE de Torreón, asegura que solicitó la presencia de la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios y del Centro Nacional de Trasplantes con el objetivo de que revisen las condiciones en las que se realizan los trasplantes.

Esto luego de que en enero, el cuerpo de Gobierno decidiera la suspensión del programa, hasta que no se supervise el protocolo de estudio de pacientes en lista de trasplantes, se cuente con la estructura hospitalaria y se tengan recursos económicos.

El pasado 15 de mayo pacientes de esta unidad, se manifestaron a las afueras de la institución de salud debido a la suspensión en lo que va del año del programa de trasplantes renales.

"Los pacientes que están en lista de espera se les tramita su canalización al Centro Médico Nacional de la Ciudad de México y el Hospital Regional de Monterrey”.

Argumentaron que no cuentan con recursos para financiar su estancia en Monterrey o la Ciudad de México, donde serán canalizados debido al paro de este servicio.

El entrevistado insiste en que existe un 44% de falla en el Centro Hospitalario y por ello es que se está investigando lo que está pasando, ya que no es el responsable sino que algo está pasando que vienen los pacientes y se infectan luego de que se trasplantan, dice.

“La calidad de vida del paciente en vías de trasplante depende más bien del aspeco psicológico, de que tiene que venir a hacerse la hemodiálisis. No merma la salud
siempre y cuando el paciente cumpla con las indicaciones. Su órgano ya está fallando, ningún paciente está en riesgo de perder la vida ya que no es una urgencia, no está en riesgo la vida de nadie”, señala.

Establece que el lugar que ocuparán los pacientes depende del Centro Hospitalario al que van a canalizarse y va en base a la lista que tengan.

“El hecho de hacer un trasplante aquí genera un gasto que merma la atención de los pacientes de segundo nivel, porque tengo que contratar enfermeras por que el material que se usa, se puede usar para otros pacientes con problemas agudos. Estamos haciendo en general medicina de tercer nivel y alta especialidad con presupuesto de segundo nivel de atención. En particular el programa de trasplantes es el que genera más gasto”.