“Pensé que me quedaría sin chamba”

El oficial de Tránsito estaba preocupado luego de la concentración en Victoria para las pruebas de Control y Confianza.
Son 25 los tránsitos que regresaron a sus labores.
Son 25 los tránsitos que regresaron a sus labores. (Cortesía )

Altamira

Los 22 días acuartelados que pasaron los tránsitos significaron incertidumbre por conocer qué decisión tomarían las autoridades, Primitivo Vargas Juárez, durante 13 años al servicio de la corporación de Tránsito de Altamira,  refiere que por primera ocasión le preocupaba quedarse desempleado. 

Aunque señaló que estaba seguro de su desempeño en los exámenes de control y confianza, dijo que  debido a que fueron  concentrados 2 días en Ciudad Victoria para la realización de las pruebas, teóricas y prácticas además del polígrafo y por lo tedioso de los mismos, llegó a dudar en su capacidad.

“Pues la verdad, me preocupaba; pensé que me quedaría sin chamba y más cuando me enteré que habían sido llamados algunos compañeros porque no aprobaron las pruebas, pero estoy contento y  a la vez orgulloso porque lo logré, me siento muy contento de volver a servirle a los ciudadanos, gracias a Dios que pasé el examen”, indicó.

Recibir la buena noticia de que había aprobado las evaluaciones  y que después de permanecer “encerrados” por más de dos semanas en la corporación por fin saldría a las calles para realizar lo que durante más de 13 años ha llegado, para Primitivo fue como volver a nacer, pues a sus 62 años de edad, difícilmente podría encontrar donde trabajar o quien le pueda dar un empleo.

“La verdad yo estaba muy preocupado por conocer los resultados, me sentía sumamente nervioso sobre todo al pensar que podría quedar sin empleo, pero es algo a lo que todos estábamos expuestos y que de un momento a otro cualquiera de nosotros podríamos quedar fuera de la delegación de transito, pero los resultados dieron positivos y aquí estamos para servir”, aseveró.

Al regresar este martes a las calles junto con 24 elementos que también aprobaron los exámenes, se dijo orgulloso y contento de continuar trabajando, ya que  además podrá seguir llevando el sustento económico a la familia.

“Mi compromiso es seguir trabajando bajo estricta disciplina y aquí estaremos hasta que nos vuelvan a llamar, porque eso sí, nos dejaron bien en claro que seremos sometidos a este tipo de evaluaciones cada dos años”, señaló.

Primitivo Vargas, se levantó muy temprano, pues tenía que llegar al crucero asignado en la zona centro de Altamira a las 7 de la mañana, así que después de un baño, se vistió de pantalón color café, camisa  blanca de manga larga, zapatos negros, se colocó un chaleco amarillo y gorra café para cubrirse de los rayos del sol, así como el radio localizador, tomó su libreta con boletas para la aplicación de infracciones de tránsito y se dispuso a efectuar la vigilancia vial.

Alrededor de 25 tránsitos, fueron distribuidos en los diversos puntos de la ciudad, principalmente la avenida de la Industria,  cruceros cercanos a las instituciones educativas, vialidades de la zona centro del municipio,  36 de total de 110 agentes viales tendrán que abandonar la corporación de Tránsito y el resto se mantiene a la espera de recibir nuevas noticias.