Se valora quiénes pueden salir a festejar la Navidad

Trabajo Social en el Hospital Infantil, realiza una valoración socio-económica, para ver si la familia cuenta con las condiciones necesarias para que el menor no recaiga mientras está en su vivienda.
El apoyo de las familias es lo más importante en el tratamiento de los hijos.
El apoyo de las familias es lo más importante en el tratamiento de los hijos. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Norma Lilia Herrera Gámez, jefa del departamento de Trabajo Social en el Hospital Infantil de Torreón, dio a conocer que el equipo interdisciplinario conformado por el médico especialista, enfermeras y trabajadoras sociales valoran cuales son los pacientes que pueden ser dados de alta para que pasen Navidad y fin de año con su familia.

Para ello realizan una valoración socio-económica, con el objetivo de que se tengan las condiciones necesarias para que no recaiga el menor.

"Se les trata de hacerles ver que son más vulnerables los pequeños y los riesgos que les implica el hecho de que no se les brinde la atención médica requerida".

"Normalmente se valora de acuerdo a la edad, los más vulnerables se tienen que quedar internados. Por lo general el tipo de padecimientos en esta temporada son los respiratorios". 

"Entonces hay que ver las condiciones de la vivienda y si no es favorable su entorno, hay que proteger a los menores del clima que se vive actualmente por lo que no se les otorga el permiso para que salgan a sus casas. La prioridad es la salud del menor", dijo."

Sin embargo, comentó que es un hecho que el hospital no puede retener a los pacientes cuando los padres así lo deciden, no obstante, la obligación de todo el equipo, tanto el médico como trabajo social y enfermería, es proporcionarles toda la información al momento en que deciden no dejarlos internados.

"Lo que podría derivar si se descuida y está expuesto a todos los cambios del clima, ya que ello puede provocar que se complique severamente el estado de salud".

"Los que padecen de enfermedades respiratorias altas se tienen que quedar, no se les puede permitir el regreso si está en riesgo la vida del menor", señaló.

Muchas de las familias sí entienden que no se deben llevar a sus hijos, luego de que se les explica que está de por medio la salud del menor, se les recomienda acondicionar muchas de las veces las vivienda y que no lleven a la calle a los menores.

En torno a los internamientos, comentó que los padecimientos que manejan por la temporada son del tipo respiratorio, por lo que hay que ver las condiciones de las viviendas, ya que muchas de los ingresos son familias de bajos recursos económicos.

Sin embargo, a pesar de esto, se debe de tener limpio y acondicionar el área donde dormirá tapando los filtros de aire si es que hubiera, no exponer al menor en las corrientes de aire y que la hora del baño sea a determinada hora y que no lo saquen a la calle.

"Actualmente se tienen madres muy jóvenes, ahí es donde nuestra labor es más intensa por que en la adolescencia todavía no se tiene la madurez suficiente para tener a cargo un hijo y hay que explicarles que no todo es andar en la calle".

"Que si nos gusta estar en la calle y van a andar en fiestas y posadas, no traigan a los menores con ellos y menos en la noche, pues estarían exponiendo a los bebes a enfermedades. Los niños en edad escolar que se pueden defender tienen más defensas y menos riesgo", dijo.

Asimismo, aseguró que tienen un incremento significativo en embarazos en adolescentes, y es el área de Trabajo Social al que le corresponde contabilizar.

En los últimos cinco años se manejaba un 8 y 9 por ciento por ciento de las madres, ahora es alrededor del quince por ciento de madres jóvenes desde 13 hasta los 15 años.

Hablando en números, de 10 pacientes, un padre de familia rechaza que el menor se quede, por lo que generalmente se logra el objetivo de crear conciencia.

"Es una niña cuidando un niño, entonces aquí reforzamos la presencia de los abuelos, que se hagan también responsables por que son niños jugando a ser papás.... y como digo en esa etapa de la vida, pues normalmente un adolescente está disfrutando de las fiestas y convivios, de salir y cuando se tiene una criatura a cargo es distinto, se tiene que cambiar la rutina de vida", aseveró. 

Y aseguró que cuentan con un programa de madre participante en donde se le capacita para el manejo de los pacientes cuando salen de la clínica.

Normalmente los niños no saben manejar secreciones, flemas, mocos, por lo que la enfermera capacita a la mamá para que, por ejemplo, en el aspirado con perilla sepa hacerlo y hacer que la flema salga. Si tiene nebulizador en casa, se les capacita para usarlo.

Cabe señalar que en el área de onco-hematologia donde se tratan a menores con leucemia, otro tipo de cáncer y púrpura, el grupo no es tan grande, además todos son niños en control, acuden cada ocho días, se les aplica tratamiento y se van a su casa... no hay pacientes en etapa terminal.