Trabajadores de salario bajo, entre los despedidos

Los diputados siguen sin aclarar el criterio para el recorte, pero están las mujeres que limpian el edificio y ganan menos de diez mil pesos al mes.
No dejaron accesar al edificio a los empleados que fueron despedidos.
No dejaron accesar al edificio a los empleados que fueron despedidos. (Mariana Hernández)

Guadalajara

Todas las mañanas, muy sonriente, David Gómez saludaba a quienes ingresaban por la puerta de Independencia al Palacio Legislativo. Aunque ya este jueves no lo pudo hacer. El hombre, cuya presencia en su lugar de trabajo era fácil probar, a sus 65 años de edad se quedó sin empleo. Él llegó al Congreso del Estado en la Legislatura LVI. Pero en la actual, la LV, no tuvo padrino político que lo protegiera y, a pesar de que su salario es apenas de alrededor de 14 mil pesos al mes, entró en el recorte de personal.

Pero no es el único caso. Tres mujeres, a quienes comúnmente se puede ver lavando los baños, sacando basura o trapeando pisos, también fueron despedidas. De hecho, aseguran que en el recorte se incluyó a 12 personas de intendencia.

Una de ellas es Francisca Gaspar, quien ingresó a trabajar en 2007. El miércoles la llamaron para decirle que su contrato había terminado. Ella se encarga de la limpieza, pero sabe perfectamente que le mentían, pues forma parte del personal de base. No firmó su renuncia: “Yo soy padre y madre, tengo cuatro hijos a los que estoy sacando adelante y este era mi único sostén”, asegura. Ganaba menos de diez mil pesos al mes.

Ayer, los trabajadores que fueron incluidos en el recorte no pudieron ingresar al Palacio Legislativo. El personal de seguridad recibió la orden de identificar a todo el que entrara e impedir que lo hicieran los despedidos. Esto provocó por la mañana una larga fila de trabajadores sobre la avenida Hidalgo, que llegaba hasta el Palacio de Justicia.

Los criterios para los despidos no quedaron claros. Ni tampoco cuántas personas fueron incluidas. Personal administrativo asegura que se emitieron 67 cheques de liquidaciones, pero no todos se entregaron, pues hubo un nuevo “rescate”. Por ejemplo, aseguran que estaba en la lista Gabriela Trejo, hermana de la líder sindical Irene Trejo, pero finalmente no fue despedida.

Gabriela Trejo incluso estuvo en la mesa que instaló el sindicato desde muy temprano en el patio del Palacio Legislativo, a la cual se acercaron pocos trabajadores, pues había molestia por su presencia.

La líder gremial fue acompañada por el dirigente del sindicato de burócratas en el estado, Juan Pelayo Ruelas. Ambos tuvieron que esperar hasta que terminara la sesión de Pleno del Congreso del Estado para reunirse con los diputados.

En la lista de despidos no fueron incluidos trabajadores basificados de manera ilegal por la anterior Legislatura con salarios de entre 50 y 60 mil pesos mensuales. “¿Y los aviadores?”, se leía en las pancartas de los trabajadores despedidos que se quedaron en la plaza de la Liberación. Parece que esos también se salvaron.