Trabajadores aseguran que con las clausuras los obligan a delinquir

Los trabajadores de algunas tenerías a las que les fue clausurado el drenaje por parte de Sapal, dicen que esto los orilla a caer en actos delictivos.

León, Gto.

Los curtidores inconformes aseguraron que para mover sus procesos húmedos de la mancha urbana, necesitan hasta 7 millones de pesos para reubicarse, por lo que aseguraron que con estas acciones la Alcaldesa los orilla a caer en actos delictivos.

Ayer SAPAL asistió a la colonia Obregón, poco antes de las 11:00 de la mañana en donde se dispondrían a clausurar el drenaje de la calle Ciprés y Allende, por descargar cromo y sulfuro a través de los procesos húmedos que en esta zona llevan a cabo.

Fue en la tenería 'La Colonia', en donde los curtidores se resistieron a la clausura y comenzaron a agredir verbalmente y con empujones a los inspectores de SAPAL.

Por lo que se solicitó el apoyo de Policía Municipal, quienes al acudir al lugar fueron recibidos a empujones aparentemente por un grupo de pandilleros que se unieron a la molestia de los curtidores, quienes además, les lanzaron cal, tierra, piedras y palos.

Ante esta situación se tuvieron que pedir refuerzos, lo que provocó un total de 11 detenidos y pese a las agresiones, la conexión de drenaje fue clausurada a las 12:30 de la tarde. Situación que molestó a los curtidores quienes se dirigieron a Presidencia Municipal en donde ya los esperaban Policías Municipales que custodiaban a puerta cerrada los accesos.

De acuerdo a lo que señalaron los inconformes, no saben quién provocó la riña y se manifestaron como personas tranquilas y acusaron a los policías de las agresiones.

"El enfrentamiento fue que se llevaron a por lo menos tres compañeros curtidores, están en la cárcel y ¿por qué motivos?, no sabemos. Arrojaron cal pero no supimos quién fue", aseguró uno de los manifestantes.

Y afirmaron que sus inconformidades se deben a que les piden que cambien sus procesos húmedos pero esto les generará de 7 a 10 millones de pesos de gastos, recursos con los que dijeron, evidentemente no cuentan.

"La Presidenta (Bárbara Botello) argumenta que contaminamos, pero no nos da la cara para demostrarle que no ha sido así y además están violando nuestros derechos, no es lo mismo estar allá sentados que estar aquí a quienes nos cierran y nos impiden trabajar. No nada más es de decir muévanse y váyanse, empezar en otra zona nos mueve de 7 a 10 millones de pesos por empresa", indicó el señor Rafael, uno de los curtidores que se manifestaba afuera de la Presidencia Municipal.

Los curtidores también señalaron que con estas acciones que están ejerciendo la alcaldesa Bárbara Botello y SAPAL, los están orillando a caer en actos delictivos ante la necesidad de mantener a sus familias.

"No estamos cerrados a irnos, pero que nos den los medios para poder trabajar, terrenos, una mega tenería pudiera ser, no queremos que nos regale nada. Pero ¿qué pasa? Que nos cierra y nos manda a robar, es lo que están haciendo, por eso hay tanta inseguridad".

Ayer SAPAL también canceló el drenaje de otras cuatro tenerías ubicadas en la Calle Júpiter en la colonia Anaya; en la colonia Los Castillos y en la calle Montes de Oca en la colonia Héroes de Chapultepec.