Casas dañadas en Acuña eran inseguras: contratista

Rogelio López Rodríguez explicó que las lozas de las viviendas mostraban que no estaban amarradas a los castillos que además no tenían varilla, lo que fue fácil que el tornado las levantara.
Las lozas de las viviendas mostraban que no estaban amarradas a los castillos que además no tenían varilla.
Las lozas de las viviendas mostraban que no estaban amarradas a los castillos que además no tenían varilla. (Manuel Guadarrama)

Acuña, Coahuila

Las viviendas edificadas por Infonavit en la zona afectada por el tornado en Ciudad Acuña no cumplían con las especificaciones mínimas para garantizar la seguridad de sus habitantes.

Así lo aseguró Rogelio López Rodríguez, contratista de obra civil de la ciudad fronteriza quien señala que las lozas de las viviendas mostraban que no estaban amarradas a los castillos, lo que fue fácil que el tornado las levantara.

"De acuerdo al subdirector del Área Técnica Carlos Cedillo señaló que las viviendas cumplen una Norma Oficial Mexicana y para lo cual hay verificadores que checan que así sea, obviamente no iba a ver casa que aguantara, pero se está checando que las casas cumplieran con las normas, pero hasta el momento no se ha reportado nada contrario".

Además que en los castillos no se utilizó varilla, sino de allí lo vulnerable de las construcciones. Infonavit se defiende señalando que se cumplió con lo establecido en la norma de construcción.

"El evento fue algo fuera de proporciones, no podría decir que fue la causa de la destrucción, pero es evidente que la mala forma de construir, eran lápidas sobre muros los techos de estas casitas.

La lápida es un cuadro de concreto que se coloca arriba y no está ni amarrado a las columnas, que deben ser los castillos de una casa, los soportes sólo van puestos y ese aire las levantó, incluso la fuerza del aire las levantó llevándose medias paredes, elevándose pero finalmente cayendo sobre muchas personas, dejándolas atrapadas y lesionadas", explicó.

La mala calidad de la construcción de esas viviendas, dijo, se vio demostrada porque no existe una verdadera cimentación, pues se trata de una plataforma de tierra bien compactada, pero la plantilla es la cimentación de la casa que es el piso, entonces realmente no hay cimentación.

En teoría quienes se encargaron de mandar construir las viviendas cuentan con verificadores expertos que evalúan la calidad de la construcción.

Al respecto, López Rodríguez reconoció que este fenómeno fue "atípico", pero sugirió que con los sucesos debería generarse una regulación en la construcción.

Lamentó que las empresas constructoras que participaron en la edificación de estos desarrollos habitacionales no son originarias de Ciudad Acuña, por lo que insistió en que se deben llevar ciertas normas de construcción en una obra.

"Lo que pasa es que el gobierno ha cerrado los ojos o ha volteado la mirada hacia otro lado y no tiene regulada la construcción y no pienso que solo sea aquí".

"Metieron puro armex, no metieron varilla y la construcción de las losas son viguetas prefabricadas, son unas trabes que vienen coladas de concreto en su parte inferior, y en una forma triangular se coloca el casetón, que finalmente sirve de cimbra", detalló. Este tipo de construcción fue vulnerable a la fuerza de la naturaleza.

Cuestionado con respecto a las críticas que se han realizado de las viviendas edificadas en las colonias Los Altos de Santa Teresa, Santa Rosa y Las Aves, donde se presentó mayor derrumbe de casas, Víctor Manuel Navarro Arratia, gerente de canales de servicio de delegación, señaló: