Tonalá dedica la Semana Santa a la artesanía en barro canelo

Hoy se inauguró en la plaza Cihualpilli una exposición de artículos elaborados por artesanos de la delegación El Rosario.
Se promueve la artesanía en barro canela.
Se promueve la artesanía en barro canela. (Maricarmen Rello)

Guadalajara

Durante esta Semana Santa, Tonalá promoverá la artesanía en barro canelo que se elabora en el municipio, con una exposición y venta de productos hechos por artesanos de la delegación El Rosario, que se instaló en la plaza Cihualpilli.

“Es la primera vez que se hace esta exposición. Queremos sacar a la luz todas las técnicas artesanales que se tienen en Tonalá, que son cerca de quince, y ahora por iniciativa del presidente municipal, quiso que fuera en la plaza Cihualpilli esta semana cultural artesanal y comenzar con la técnica de barro canelo”, informó el director de la Casa de los Artesanos de Tonalá, J. Cruz Coldivar Lujano.

El barro canelo toma su nombre del color de esta especie, tonalidad que adquiere el barro negro tradicional al bañarlo con barro bayo (de tono amarillento) da la coloración de la canela. “La mayoría de los colores son por las tierras de óxido de fierro, algunas con un poco de cobalto, que dan tonos de morado a rosa”, apuntó Coldívar.

Esta técnica se trabaja en la delegación de El Rosario, donde se ha detectado a cerca de 200 personas que mantienen viva esta tradición: “son buenos para trabajar la técnica y están activos”, dijo el entrevistado, aunque la mayoría son artesanos anónimos.

“A mí me sorprendió el número. En un encuentro que tuvimos en días pasados me junté con 97 de ellos… ahora queremos sacar a flote a estos artesanos desconocidos para que tengan nombres famosos”.

La exposición artesanal fue inaugurada por el alcalde Jorge Arana Arana, quien felicitó a los artesanos por su trabajo y se comprometió a seguir promoviendo espacios para difundir los productos artesanales tonaltecas.

Por lo pronto, hasta el próximo domingo se podrán admirar y adquirir piezas desde dos pesos hasta más de mil pesos, ya sea bisutería (aretes, collares, pulseras y prendedores) ornamento (relojes y adornos de pared) y alfarería (botellones, jarras, timbones y otros que sirven para almacenar agua y que conceden a ésta el sabor característico del barro).