“Hay interés en continuar en este proceso de organizar elecciones”

El presidente del IEPCJ habla de la incertidumbre que vive el instituto ante la recién aprobada reforma política, ya que antes del 30 de septiembre tendrá que estar lista la nueva estructura (2 de 2).

Guadalajara

Tomás Figueroa señala que existe interés, de su parte y de parte de sus compañeros consejeros, por seguir en la organización de elecciones, por lo cual participarán en el proceso que realice el INE para reestructurar los institutos electorales estatales. También, agregó, no solicitarían una indemnización económica en caso de no continuar en el puesto, a pesar de que reduciría en dos años el tiempo por el que fueron designados.

 

Hablamos aquí recién aprobada la reforma política y decíamos que la reforma dejaba en el limbo el futuro del IEPCJ como el de todos los institutos electorales. ¿La ley secundaria le da certeza?

Ya la ley secundaria establece incluso el procedimiento que se va a llevar a cabo en términos generales. ¿Qué te digo? El propio Instituto Nacional Electoral (INE) va a conformar una comisión integrada por cuatro consejeros, es una comisión de vinculación con los órganos locales, que estos serán los encargados de llevar el proceso de emitir la convocatoria y de recibir todas las solicitudes que se presenten en las 32 entidades federativas; estos, a su vez, harán la propuesta al consejo general para cubrir los cargos de un presidente y seis consejeros en cada estado. En esta ocasión lo harán de manera escalonada —la Constitución habla de la duración de siete años—, pero en los transitorios se estableció que tres consejeros serán por tres años, tres consejeros serán designados por seis años y solo uno por siete años.

 

Que puede o no ser el presidente…

Habla de consejeros en general, pudiera ser un consejero el del periodo de siete años… Es decir, lo que intenta la reforma es que se dé un proceso de escalonamiento para que no se pierda la experiencia adquirida y los trabajos que se van desarrollando y siempre haya continuidad en los mismos. Quienes se vayan incorporando se sumen al trabajo que se va realizando y de esa manera sea menos accidentado ese proceso de cambio. Creo que es un acierto, esta convocatoria dice la propia legislación, tendrá que designar a los consejeros antes del 30 de septiembre de este año, es decir, justo un día antes de que arranque el proceso electoral.

 

Entonces ¿este estatuto cancela la posibilidad de que haya baraja nueva total en el órgano local o es probable que esta comisión de cuatro consejeros nacionales decida finiquitar el actual instituto e iniciar con siete nuevos?

En términos prácticos es —retomando los términos de baraja nueva—,  al emitirse una convocatoria se van a hacer designaciones nuevas por parte de los consejeros en virtud de que los actuales consejeros en la mayoría de los estados fueron consignados por el congreso de cada una de sus entidades federativas y en el caso de Jalisco fue el 31 de mayo de 2013 cuando los que actualmente fungimos como consejeros electorales fuimos designados y aprobados por el Congreso. En esta ocasión van a ser los consejeros nacionales, mediante esta comisión, que tendrán que hacer un proceso nuevo que pudiera recaer en las mismas personas o en otras que a juicio de la comisión o de los integrantes del consejo general aprueben.

 

Pero ustedes tendrán que participar en esa convocatoria.

Sin duda, sí hay la intención de los que actualmente estamos como consejeros tendríamos que participar en este proceso de designación con base en la nueva convocatoria, los nuevos requisitos que establecen, que no distan mucho de los que ya el estado de Jalisco contemplaba, pero sí hay algunas modificaciones sobre todo en los periodos de temporalidad de no haber sido dirigentes de partidos políticos, etcétera, pero en términos generales son los requisitos similares.

 

Sin duda da más certeza en el sentido de que en los términos en los que funciona el IEPCJ termina en septiembre, es decir, le quedan cuatro meses.

Es correcto. A las personas que estamos como consejeros.

 

Y al instituto como tal porque habrá una nueva organización…

Habrá una nueva conformación. Hoy se habla también en las propias leyes secundarias se establece que debe de haber un servicio profesional tanto a nivel nacional como a nivel local, lo que va a permitir el escalafón del personal que labora en la institución en la organización de los procesos electorales.

 

Incluso podría haber hasta una uniformidad en el nombre de los institutos.

Eso se queda —hay que decirlo puntualmente—, el Artículo 116 Constitucional establece la autonomía de los estados para la conformación de los órganos nacionales; lo que existen son lineamientos que estableció la propia Constitución federal respecto de ciertos temas. Por ejemplo, el programa de resultados preliminares, el órgano nacional tendrá que hacer los lineamientos o requisitos mínimos que se necesitan para tener un sistema y una uniformidad en todas las entidades federativas; en el tema de la fiscalización puede tenerla el INE o delegársela al órgano electoral local para coadyuvar en la fiscalización. Todos los órganos electorales tendrán los recursos para organizar las elecciones porque le corresponderá al órgano local llevar a cabo las elecciones de presidentes municipales, de diputados locales y de gobernadores. Establece la ley secundaria que en el caso de los estados que estamos, como es el caso de Jalisco, coincidiendo en la fecha de la elección, habrá una única mesa de casilla y ésta —en el caso de nosotros— solamente se aumentará un secretario y un escrutador para entre los seis funcionarios de mesa directiva poder desarrollar ambas actividades. Esta coordinación deberá ser puntual, se deberá de trabajar mucho sobre todo en convenios, en nexos técnicos para darle funcionalidad al proceso electoral.

 

El Congreso los había seleccionado a ustedes ¿hasta qué año?

Nosotros habíamos sido designados hasta el 31 de mayo de 2016 y, bueno, esta fecha se interrumpe por esta reforma constitucional.

 

¿Ustedes van a pedir algún tipo de indemnización por esto, si es que no quedan en el nuevo órgano local?

No, yo siento que el tema económico es un asunto que, al menos por lo que me han comentado mis compañeros consejeros, no es el tema central. Nosotros estábamos más preocupados por el tema técnico, es decir, cómo iban a estar estas reformas secundarias; hay algunas opiniones respecto de algunos puntos en sí, que se pueden resolver con la coordinación que se tenga, con el órgano nacional. Aquí en Jalisco no hemos tenido ningún problema con los vocales tanto a nivel distrital, como el vocal ejecutivo o los vocales ejecutivos que han pasado, en el caso de un servidor, durante mi periodo y eso es lo que nos tenía más preocupados. La propia legislación establece que de todos los trabajadores tanto a nivel federal, lo que antes era el IFE, y los órganos locales, se van a respetar los derechos laborales de todos los servidores que nos dedicamos a la organización de los procesos y por eso hay que mandar el mensaje de que todas las personas estarán con seguridad laboral. La idea es aprovechar todas esas capacidades, sumar esfuerzos para llevar a cabo mejor los procesos electorales.

 

¿Se pone en riesgo la logística y el buen desarrollo de la jornada electoral si se nombra en octubre a un nuevo consejo general del órgano electoral local?

No, mira yo creo que el órgano electoral, en el caso de Jalisco, desde hace muchos años ha establecido las reglas y lineamientos, una legislación muy sólida en la que el personal que labora en el propio instituto electoral le da mucha certeza y muchas garantías no solamente a los partidos y a sus candidatos sino a los ciudadanos en general.

 

Con alrededor de veinte años en la función electoral, tú ¿quieres quedarte?

La verdad es que en ese sentido hay interés en continuar en este proceso de organizar elecciones, es lo que he hecho en los últimos años o casi en mi mitad de vida he estado en los procesos electorales y no creo que sea la excepción esta ocasión, pero finalmente será una decisión de los propios consejeros nacionales, quienes desarrollen este proceso y quienes designen a los que desde su punto de vista puedan conducir un proceso electoral y llevarlo a buen puerto.