REPORTAJE | POR ALONDRA ÁVILA

Toluca y Tlalne califican alto en su manejo de deuda

Índice de viabilidad financiera

Por su importante actividad económica local, el incremento de los ingresos propios en los últimos años, la robusta generación de ahorro interno y, en algunos casos, importantes centros industriales

Ayuntamiento de Toluca
Ayuntamiento de Toluca (Tania Contreras)

Toluca

De acuerdo con los resultados del Índice de Viabilidad Financiera Municipal (IVFM) 2009-2011 de la empresa "aregional" Querétaro, San Andrés Cholula y Solidaridad (Playa del Carmen), encabezan la lista de los 90 municipios que fueron evaluados, pues su promedio fue de 64.4 puntos y obtuvieron el mejor resultado en el Indicador de Endeudamiento Municipal con 85.3 puntos promedio.

El IVFM permite evaluar las prácticas seguidas por los gobiernos municipales en la administración de sus finanzas públicas y ordena a los municipios de conformidad con su desempeño en la generación de ingresos propios, el control del gasto administrativo, la generación de ahorro interno, y el nivel y la capacidad de pago de sus compromisos financieros.

Los buenos resultados que se presentaron en los 18 ayuntamientos del grupo del IVFM alto, donde Tlalnepantla y Toluca ocuparon el lugar nueve y 13 respectivamente, se deben a la importante actividad económica local, el incremento de los ingresos propios en los últimos años, la robusta generación de ahorro interno y, en algunos casos, los importantes centros industriales de maquila de exportación.

En el estudio realizado por la empresa, el Estado de México participó con 14 de sus 125 ayuntamientos.

A nivel nacional el municipio de Querétaro obtuvo el primer lugar en los cuatro indicadores que componen el índice, especialmente, en el Indicador de Equilibrio Financiero donde obtuvo 99.9 puntos cuando la media general de los 90 municipios fue de 58.5 puntos.

San Andrés Cholula en Puebla obtuvo el segundo sitio por ser uno de los tres ayuntamientos que obtuvieron 100 puntos en el Indicador de Endeudamiento Municipal, pues históricamente ha carecido de deuda. Además, sus ingresos propios crecieron y son suficientes para cubrir requerimientos de seguridad, infraestructura y servicios básicos. Tlalnepantla, por ejemplo, obtuvo 63.0 puntos y Toluca 62.0 en el IVFM alto.

42 municipios, entre los cuales están siete mexiquenses, se encuentran en el grupo IVFM medio, cuyo promedio fue de 54.7 puntos. Estos ayuntamientos tienen en común sus adecuados niveles de deuda, así como su gran dependencia de los ingresos federales, su tendencia creciente al gasto y balances deficitarios. Huixquilucan y Tultepec aparecieron en el lugar 19 y 20 mientras que Texcoco, Tecámac, Metepec, Ecatepec y Cuautitlán Izcalli ocuparon los lugares 26, 32, 45, 56 y 57 respectivamente.

En tanto 30 demarcaciones, de las cuales cinco pertenecen al Estado de México, se ubicaron en el grupo bajo del IVFM debido a sus resultados adversos, su dependencia de ingresos federales (con algunas excepciones); la elevada estructura de gasto operacional y con tendencia creciente, los balances deficitarios y el alto nivel de endeudamiento respecto a los ingresos disponibles. Su promedio fue de 45.0 puntos y el Indicador de Endeudamiento Municipal fue su mejor resultado promedio con 68.6 puntos en promedio.

Entre los que se ubicaron en el nivel más bajo del índice están Tepotzotlán, Tultitlán, Zumpango y Atizapán.

Tepotzotlán, por ejemplo, obtuvo un IVFM de 49.6 puntos y se posicionó en el lugar 63, mientras que Tultitlán obtuvo 48.4 puntos y se ubicó en el lugar 70, seguido de Zumpango, Atizapán de Zaragoza y Cuautitlán que ocuparon los sitios 74, 84, y 85 respectivamente.

De acuerdo con el estudio estas localidades muestran una flexibilidad financiera muy limitada, a causa de sus altos costos operativos y niveles de endeudamiento considerable en relación con sus ingresos ordinarios, con compromisos contraídos que resultan difíciles de reducir en el muy corto plazo.

Asimismo, los municipios turísticos como Solidaridad en Quintana Roo, Acapulco en Guerrero y Puerto Vallarta en Jalisco, fueron los que resintieron más el impacto de la crisis económica y la contingencia sanitaria de 2009, de la cual todavía no se han recuperado totalmente y no han vuelto a las posiciones que tuvieron antes de la crisis, como es el caso de Bahía de Banderas en Nayarit, que estaba entre los mejores ubicados en el índice porque era el que mayores ingresos propios generaba y en el actual índice se encuentra en la posición 59.

La muestra de los 90 ayuntamientos, donde 24 son capitales estatales, analizados por el IVFM concentra al 36 por ciento de la población del país, pues son de carácter urbano, su base económica descansa principalmente en actividades como servicios, comercio, manufacturas y turismo, y están considerados como los principales impulsores de la economía de sus respectivos estados.

En el estudio el Estado de México participó con 14 ayuntamientos; Nuevo León con nueve; Baja California, Jalisco, Sonora y Tamaulipas con cinco municipios cada uno; y cabe resaltar que la información utilizada para la estimación del IVFM provino de los Reportes Crediticios elaborados por las agencias calificadoras de riesgo crediticio Fitch Ratings y HR Ratings.

De los resultados encontrados se desprende la necesidad de que los municipios corrijan las serias deficiencias que tienen en materia de recaudación de ingresos propios por lo que deben realizar mayores esfuerzos de fiscalización, así como actualizar sus padrones de contribuyentes y prácticas administrativas, además de controlar sus gastos operativos para mejorar su desempeño administrativo y financiero en el corto, mediano y largo plazo.

En este sentido, los esfuerzos de las propias autoridades locales son los de mayor importancia para obtener mejores resultados, pero es necesario también que los gobiernos estatales les ayuden creando los incentivos adecuados para estimularlos, así como el apoyo del estado y el del Gobierno Federal son también esenciales para lograr mejores resultados en estas tareas.