Autismo, una disfunción que podría modificarse: Thomas C. Südhof

El Nobel de Medicina impartió esta noche conferencia magistral donde expuso sus estudios en torno a mutaciones cerebrales.

Guadalajara

El cerebro es el órgano más complejo de entender. Lo admite Thomas Christian Südhof, uno de los científicos más prestigiados en el mundo, quien ha dedicado años a estudiar su fisiología y en especial la sinapsis entre neuronas, logrando descifrar algunos de los procesos que involucran trastornos neuropsiquiátricos como la esquizofrenia y el autismo, dos de los cuales eligió para compartir los avances de sus investigaciones, ante una numerosa audiencia que esta noche se dio cita para escuchar a quien es el Premio Nobel de Medicina 2013.

Ameno en su exposición, con la que arrancaron las conferencias magistrales del XVII Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM) Hospital Civil de Guadalajara, Südhof ejemplificó que la complejidad del cerebro rebasa la del genoma humano. “El reto de entender el cerebro trasciende al genoma humano porque este jamás podrá explicar el cerebro, sencillamente no es lo suficientemente grande”, mencionó.

Aún así –apuntó- están bien identificadas las mutaciones que producen el autismo, enfermedad que al ser producto de una disfunción en los genes “puede ser modificable, aún en etapas avanzadas”. La aseveración del científico alemán abre un panorama esperanzador pero donde apenas se indaga. “No basta estudiar los pacientes. Para poder comprender estos desórdenes tenemos que estudiar el cerebro” y las sinápsis son fundamentales para entenderlo.

Thomas C. Südhof añadió que el autismo, que inicia en edad muy temprana “ahora se sabe que se debe a mutaciones en muchos genes candidatos que potencialmente alteran el funcionamiento cerebral y por tanto provocan el desorden”.

El biólogo y neurólogo espera que en próximos años, se tengan resultados más precisos al poder descifrar a los cientos de genes que mutan y poder revertir esa disfunción.

Previo a su ponencia, tuvo lugar la ceremonia inaugural del XVII CIAM, donde autoridades del HCG entregaron reconocimientos al rector general de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, a la Secretaría de Innovación del gobierno estatal y al Centro Universitario de Ciencias de la Salud; así como el premio “Fray Antonio Alcalde” al humanismo, que recibieron el benefactor Vicente Chalita y la asociación Pro Enfermos del Hospital Civil.