Tesorero niega sea una administración quebrada

"Comentarios fuera de sí que tratan de ensombrecer el trabajo que de verdad hicimos de manera muy honrosa los cuatro años", dijo Pablo Chávez Rossique.
Pablo Chávez Rossique, tesorero de Torreón.
Pablo Chávez Rossique, tesorero de Torreón. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

El Tesorero del ayuntamiento de Torreón, Pablo Chávez, justificó el pasivo que heredará la administración de Eduardo Olmos Castro. Dijo que hubo contingencias que fueron públicas, como una deficiencia jurídica que motivó amparos en contra del Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles, por lo que se tuvo que devolver un alto porcentaje de la contribución, que repercutió en un boquete económico del orden de los 45 millones de peso.

En cuanto al crédito que se adquirió a largo plazo, comentó que se contrajo para una inversión que ha multiplicado el activo del municipio. Recordó que la deuda que se dejará por proveedores, es del orden de los 210 millones de pesos, mismos que señaló que "podrán cubrirse sin problema en base a estrategias encarriladas para sostener el buen ingreso".

Reconoció que hubo fallas, pero "abundaron los aciertos en la cobranza".

Negó que se trate de una administración quebrada y son "comentarios fuera de sí que tratan de ensombrecer el trabajo que de verdad hicimos de manera muy honrosa los cuatro años".