Tecnología no destituirá nunca al libro impreso

Los audiolibros no tuvieron la aceptación esperada; se vende un disco compacto de tal característica, por cada 100 textos.
Los libros en computadora cansan la vista; el papel, no.
Los libros en computadora cansan la vista; el papel, no. (Samuel Hernández)

Tuxpan

Las nuevas tecnologías de la comunicación no han impactado en la comercialización de libros impresos, destacó Benjamín Gaspar Avellaneda, propietario de la librería El Renacimiento”.“El libro es práctico, se guarda, se consulta; en la red mucha de las cosas no permanecen, además de leer un libro en una computadora es cansado para el cuerpo y la vista”, comentó el comerciante en torno a la consulta de libros vía red que ahora las instituciones educativas de bachillerato o profesional solicitan a sus alumnos.

El empresario de esa librería detalló que no se percibe que el internet desplace al libro impreso, ni que las ventas de las obras mermen por ese sistema, toda vez que el impreso seguirá existiendo sin ningún límite.“Si creen que el libro está amenazado, yo esa amenaza no la percibo; al contrario, con el libro se vende información y es en el impreso donde está, en el impreso”. 

Señaló que el internet es más que nada un medio para la consulta de información, mas no para la lectura, toda vez que es el libro por práctico el instrumento perfecto para el aprendizaje sin llegar al cansancio que se da con la lectura frente a una computadora. “No se ha visto una disminución en las ventas producto del internet, lo más cercano a ese sistema que las editoriales quisieron impulsar fue la comercialización de libros mediante discos que no resultó o tuvo a aceptación que se esperaba”, expuso el comerciante del centro de la ciudad.

Explicó que esa propuesta vía discos no resultó como estrategia comercial en la venta de libros y que de ello se desprende que el internet no es tampoco instrumento que pueda competir con un libro impreso. “Un claro ejemplo de algo muy leído, Carlos Cuauhtémoc Sánchez; me los mandaban en  caset o discos y no tuvieron aceptación, los compran en libro por lo que en una proporción si vendo 100 0 150 libros ando vendiendo uno en disco y los demás impresos”, comentó el gerente de esa librería.Manifestó que esa estrategia dejó de ser comercial al grado que las editoriales no mandan ya obras en esos dispositivos y lo mantienen haciendo mediante el impreso que no pierde vigencia a pesar de las nuevas tecnológicas de la comunicación masiva.