Taxis vía "app" cobran hasta cuatro veces más

Por un recorrido de 10 km se pagan hasta $250, mientras en un auto regular solo 51 pesos.
Los vehículo fueron comprados durante la administración de Marcelo Ebrard
(Notimex)

México

Los servicios de taxi de las aplicaciones Uber y Cabify que operan en la Ciudad de México cobran hasta cuatro veces más que un taxi concesionado y autorizado por el Gobierno del Distrito Federal.

Durante un comparativo realizado a sus tarifas, se verificó que por un recorrido de 10 kilómetros en un taxi de Uber se paga hasta 250 pesos, mientras en uno regular solo 51 pesos.

En Uber cobran 50 pesos el banderazo, 3.50 pesos por minuto de recorrido y se suman hasta 12 pesos más por cada kilómetro del trayecto.

Mientras que un taxi concesionado cobra 8.74 pesos el banderazo y 1.07 pesos por cada 250 metros o 45 segundos.

De las cinco aplicaciones para solicitar taxis en el Distrito Federal a través de teléfonos móviles, las cuales tienen operando año y medio en la capital, solo Uber y Cabify prestan servicio con unidades irregulares.

Eso ha generado diversos conflictos en varias ciudades del mundo, pero en el Distrito Federal la Secretaría de Movilidad solicitó al Instituto de Verificación Administrativa (Invea) realizar operativos para remitirlos al corralón.

De acuerdo con el artículo 251 de la Ley de Movilidad vigente en la ciudad, prestar un servicio de transporte sin contar con la concesión se castiga con una multa que supera los 28 mil pesos (400 salarios mínimos).

Según la normatividad, en la Ciudad de México Uber y Cabify cometen otra violación al cobrar tarifas diferentes a las publicadas en la Gaceta Oficial y autorizadas por la Secretaría de Movilidad, pues tiene sus propios costos.

“Prestar el servicio de transporte público sin concesión o permiso correspondiente se sancionará con multa de 350 a 450 días de salario mínimo, tratándose de transporte individual de pasajeros”, se indica en la ley.

“Cuando se compruebe fehacientemente el cobro de tarifas distintas a las autorizadas por la secretaría para el servicio de transporte público de pasajeros, se sancionará con multa de 40 a 60 días de salario mínimo”.

MILENIO comprobó que los servicios de transporte contratados se prestan con unidades que carecen de concesión.

Además, se hacen con autos particulares, lo que está prohibido por la Ley de Movilidad.

Según las páginas de internet de esas empresas, ofrecen tres tipos de servicios en los que cambia solo la unidad, que va desde un sedán hasta una camioneta tipo SUV.

El servicio que prestan Uber y Cabify les ha generado problemas con concesionarios del DF, y también con taxistas regulares de otras ciudades del mundo como Barcelona, España; Bogotá, Colombia; Londres, Inglaterra; y París, Francia.

Las unidades irregulares prestan servicio en las zonas centro y poniente de la ciudad, como Polanco, Lomas de Chapultepec, Santa Fe, San Ángel, Roma, Condesa y Centro.

MILENIO buscó a dichas empresas pero hasta el cierre de la edición no respondieron la solicitud de entrevista.

Concesionarios como Ignacio Rodríguez, de la Asociación de Taxistas Regulares, indicaron que ese tipo de servicios les han quitado 20 por ciento del pasaje.

“Son una competencia desleal, nos han reducido el servicio y nos hacen quedar como unidades inseguras y peligrosas”, comentó.

Las otras tres aplicaciones que operan en la ciudad, Easytaxi, Yaxi y Taxibeat, solo operan con taxistas regulares que tienen concesión de la Secretaría de Movilidad y seguro de
pasajeros.

Rosa María Torres, mánager de Easytaxi México, informó que no cobran comisiones a los taxistas para tener acceso a la aplicación, además, si quieren ingresar deben tener como requisito indispensable una concesión, situación de la que carecen Uber y Cabify.

“Les pedimos que tengan todos sus papeles en regla y estar regulados por la Secretaría de Movilidad del DF”, indicó.

RADICALIZAN PROTESTAS CONTRA UBER

Las protestas contra la empresa estadunidense Uber pasaron de las simples declaraciones contra el servicio que se presta con autos particulares, a los bloqueos e incluso la violencia con el incendio de dos de sus unidades en Barcelona, España.

La empresa, originaria de EU pero implementada en un principio en Bogotá, Colombia, es acusada de generar problemas financieros a los taxis, pues sus unidades, en todo el mundo, no tienen concesión.

Los taxistas regulares de esa ciudad se quejaron de que Uber no está en su legislación y se aprovecha de eso para prestar el servicio.

Cerca de 300 taxistas se unieron para manifestarse y movilizarse contra ese servicio, incluso hicieron la representación de un funeral en el Departamento de Transportes de esa zona. En Barcelona establecieron multas hasta de 4 mil euros.

También en Bogotá, los taxistas regulares han mostrado su descontento realizando marchas en protesta, por lo que han llegado a bloquear avenidas principales y a quemar llantas.

En Berlín, Alemania, debido a la presión que ejercieron los taxistas concesionados, las autoridades multaron con 25 mil euros a la empresa, para que no continuara prestando el servicio. (Ilich Valdez/México)



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]