Taxi seguro: una segunda oportunidad para crecer

A sus 46 años, Guadalupe Gabriela Moreno Martínez decidió tomar la capacitación que la convertirá en chofer, para animar a las mujeres laguneras a confiar un poco más en el transporte público.
El reclamo constante entre la población, es que los taxistas manejan muy mal.
El reclamo constante entre la población, es que los taxistas manejan muy mal. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Guadalupe Gabriela Moreno Martínez a los 46 años quiere ser chofer de taxi, luego de no encontrar un trabajo por su edad.

"Como madre de familia, sé muy bien que la seguridad en el transporte es algo básico, las madres no queremos que nuestros hijos vayan con cualquier persona en un taxi".

Se inscribió en la capacitación para ser chofer de taxi, además dijo que será un placer brindar un servicio a otras mujeres, en especial a las que sufran de violencia.

"Creo que habrá más confianza en las mujeres por el trato cálido y amable, las unidades siempre limpias y la certeza de que su ser querido está en buenas manos hasta llegar a su destino final".

La futura taxista señaló que el reclamo constante entre la población, es que los taxistas manejan muy mal.

"Lo vemos a diario en las publicaciones de los distintos periódicos, es constante ver los choques donde participan personas del servicios público con la responsabilidad total en ese accidente, lo que no se dice es que todos son hombres".

Llamó la atención que en los accidentes donde las mujeres participan, siempre llevan titulares haciendo alusión al género, en este programa se verá quién es quién.

Respecto a su nuevo trabajo y la distribución de su tiempo como madre de familia, ama de casa y chofer de taxi, dijo que eso será muy fácil, ya que sus hijos están estudiando, ya están grandes y son más independientes.

"Las mujeres somos expertas en administrar el tiempo, nos damos nuestras mañanas para preparar la comida, tener la casa limpia, hacer pagos, ir a dejar a los hijos a las escuelas, será como siempre ha sido, solo que ahora tendré una responsabilidad más".

Manifiestó que la idea de los taxis para mujeres es una petición que se le realizó al actual alcalde cuando estaba en campaña.

"Creo que se está cristalizando esa promesa hacia un sector que no quiere ayuda del gobierno, solicita oportunidades de trabajo para salir adelante con sus propios méritos".

"Espero que las mujeres que me vean al volante se animen a viajar seguras en compañía de una conductora de taxi".

"Sé manejar, debo decir que mi primer trabajo fue como telefonista de los taxis 20-20, sé perfectamente cómo se manejan las líneas de taxi, en esta ocasión me toca estar del otro lado, no del teléfono, sino al frente en el volante".

"Una vez que me entreguen la unidad, la cuidaría como si fuera mía, la traería bien limpia, me choca subirme a taxis sucios y malolientes. Además sería cordial y amable con todas las personas que requieran de mis servicios".

"A mis 46 años me animo a seguir trabajando, en esta ocasión en un taxi. Son esas ganas de salir adelante, superarme y aportar un extra para mi casa, lo que me tiene aquí", concluyó la futura taxista.