Demandan ante MP a mil 274 padres desobligados

En un comparativo al mes de octubre del presente año y el anterior, se observó un aumento de 9% en las acusaciones presentadas por incumplimiento de obligaciones alimenticias.

Tampico

Ciento trece denuncias más que el año pasado se han presentado ante la Procuraduría General de Justicia del Estado por el delito de Abandono de Obligaciones Alimenticias, lo que representa un incremento del 9% en la cifra de padres irresponsables que niegan el sustento a su familia. Sin embargo, el número de casos podría ser mayor ya que aún hay quienes por falta de recursos o por ignorancia no proceden legalmente para demandar la pensión.

Según estadísticas de la PGJE, en 2013, de enero a octubre se registraron 1,161 denuncias, mientras que en 2014 suman ya 1,274 en el mismo periodo.

De esas averiguaciones, 292 se encuentran radicadas en el municipio de Matamoros, localidad que acapara el mayor número y el 22.9% del total, seguido por Victoria con 169, Reynosa con 165, Tampico 150 y por debajo Río Bravo, Altamira, Nuevo Laredo y Mante con 83, 72, 70 y 52 denuncias, respectivamente.

De los 43 municipios de la entidad, algunos como Cruillas, Nuevo Morelos y Miquihuana, estaban en ceros hasta el año pasado pero actualmente han empezado a registrar movimiento de padres desobligados.

DENUNCIAR Y COOPERAR PARA CONSIGNAR

El delito está debidamente tipificado en el Código Penal para el Estado de Tamaulipas: Abandono de Obligaciones Alimenticias.

Yanet Gallardo Florencia, titular de la Agencia de Protección a la Familia, informó que de un promedio de quince denuncias que reciben por mes aproximadamente ocho son consignadas al Juzgado Penal.

En cuanto al resto, permanecen archivadas en espera de que la parte ofendida aporte pruebas para proceder a la investigación y eventual ejercicio de la acción penal.

Manifiesta que como en cualquier denuncia, se procede a integrar la averiguación previa; se coordinan con el DIF para realizar el estudio socioeconómico y que a veces el problema radica en que los demandantes no entregan a tiempo la documentación correspondiente, lo cual atrasa o definitivamente obstaculiza la investigación y en consecuencia, la consignación.

"Las actas de nacimiento de los hijos son indispensables para integrar la averiguación, para comprobar el parentesco, más aún si son menores, pero muchas de las veces por desconfianza o porque no tienen los recursos económicos para tramitarlos, los padres no pueden entregar documentos oficiales para la investigación", señaló la fiscal.

Agregó que cuando se trata de mayores de edad que aún dependen de los padres porque están estudiando, son ellos los que deben demandar, aunque normalmente a esas alturas los jóvenes ya trabajan y difícilmente proceden.

PROBLEMA SOCIAL

Yanet Gallardo indicó que la situación arroja también datos como el hecho de que el padre que se queda a cargo de los hijos tenga que descuidarlos en cierta medida por salir a trabajar; que antes o después de clases los menores tengan que emplearse para ayudar con el sustento familiar o que simplemente abandonen sus estudios por falta de recursos.

Agregó que es problema cuando se abandona a los hijos, pero es conflicto cuando durante la 'luna de miel' no piensan en que carecen de recursos y ya pasado el entusiasmo, dejan a la deriva 5, 6 ó 7 hijos con una madre o padre enfermo y/o carente de conocimiento, oficio o preparación para emplearse y sacarlos adelante.

"Peor aún cuando quien abandona enfrenta una situación similar: sin empleo, sin preparación, sin recursos, enfermo.

Es entonces cuando la misma fiscalía en la que se denuncia, canaliza al DIF para brindar apoyo en espera de que los integrantes de la disfuncional familia reciban algún tipo de ayuda", puntualizó.