Tamiz ampliado protege al bebé de enfermedades metabólicas

A todo recién nacido se le debe realizar el tamizaje entre el tercero y quinto día de nacido
En 2013 se tamizaron 12,821 recién nacidos con una cobertura del 100%.
En 2013 se tamizaron 12,821 recién nacidos con una cobertura del 100%. (Foto: Especial)

Puebla

Con el objetivo de identificar oportunamente enfermedades metabólicas congénitas en los recién nacidos, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, realiza la prueba de tamiz neonatal ampliado con el que es posible proteger al bebé de padecimientos a través de un tratamiento oportuno.

El doctor Javier Cequera Hervert, coordinador delegacional de análisis estratégico, comentó que con una muestra de apenas unas gotas de sangre del talón del recién nacido, es posible detectar padecimientos como Hipotiroidismo Congénito, Hiperplasia Adrenal Congénita y Deficiencia de Biotinidasa; los cuales, pueden ocasionar retraso físico, mental y otras secuelas, incluso la muerte que puede presentarse por estas enfermedades.

El especialista explicó que durante el año 2012 se incorporó la detección de Galactosemia Clásica, así como la detección de Atresia de Vías Biliares.

Durante el 2013, el IMSS tamizó un total de 12 mil 821 recién nacidos con una cobertura del 100 por ciento y se presentaron un total de 13 mil 907 muestras.

Con este proceso se lograron identificar 49 casos probables de hiperplasia adrenal congénita, de los cuales, se confirmaron tres casos, mismos que se encuentran actualmente en tratamiento en el Hospital General regional No. 36, "San Alejandro".

"En relación al Hipotiroidismo Congénito, se identificaron nueve casos probables y de estos ocho se confirmaron; todos se encuentran vivos y en tratamiento", dijo.

Cequera Hervert comentó que no se presentaron casos de Atresia de Vías Biliares, Deficiencia de Biotinidasa y Galactosemia.

Resaltó que todo bebé entre el 3º y 5º día de nacido debe ser llevado a su Unidad Médica para la realización de estas importantes pruebas de salud, ya que la mayoría de los bebés no presentan datos clínicos para dudar de una enfermedad, sino hasta que el daño ya es irreversible.

Finalmente, refirió que el tamiz neonatal ampliado es una prueba de suma importancia ya que el niño enfermo debe ser atendido de inmediato por un especialista e iniciar el tratamiento antes de los 30 días del nacimiento. Esto puede determinar la calidad de vida del paciente y de su familia.