REPORTAJE | POR MILENIO DIGITAL

La rata Taiep, considerada como modelo experimental en el mundo

Creada en Fisiología de la UAP

El trabajo Sobre el desarrollo de las crisis de ausencia en la rata Taiep, de la doctora María del Carmen Cortés Sánchez, fue presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Epilepsia, en Washington, Estados Unidos

Doctora María del Carmen Cortés Sánchez.
Doctora María del Carmen Cortés Sánchez. (Foto: Especial)

Puebla

Creada en el Laboratorio de Neurofisiología de la Conducta y Control Motor, del Instituto de Fisiología de la BUAP, la rata Taiep es un modelo experimental que hoy se encuentra en el umbral de ser adoptado a nivel mundial para estudios científicos relacionados con los trastornos neurológicos, luego que el Capítulo Mexicano de la Liga Internacional contra la Epilepsia seleccionó el trabajo Sobre el desarrollo de las crisis de ausencia en la rata Taiep, de la doctora María del Carmen Cortés Sánchez, Investigadora de dicho laboratorio, mismo que fue presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Epilepsia, en Washington, Estados Unidos.

La rata Taiep es un modelo experimental animal creado en el Laboratorio de Neurofisiología de la Conducta y Control Motor, del Instituto de Fisiología de la BUAP, que experimenta, como el ser humano, los mismos signos de algunas alteraciones del sueño, y presenta crisis de ausencia, lo que la convierte en un organismo natural para probar fármacos contra ese mal y conocer lo que ocurre en el cerebro.

El trabajo seleccionado: Sobre el desarrollo de las crisis de ausencia en la rata Taiep presenta los resultados de una investigación realizada en los últimos tres años sobre la epilepsia del tipo denominado "crisis de ausencia" o "epilepsia de pequeño mal", que afecta principalmente a sujetos menores de 20 años, sobre todo en niños de 6 a 12 años, con síntomas poco visibles: muchos eventos al día de corta duración (menos de un minuto), que inician y terminan de manera súbita, con discretos movimientos de parpadeo o bien de manos o sobresaltos.

María del Carmen Cortés, doctora en Ciencias Biomédicas por la UNAM, señaló que la relevancia de que dicho trabajo haya sido seleccionado por el Capítulo Mexicano de la Liga Internacional contra la Epilepsia, para ser presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Epilepsia en Washington, en diciembre pasado, es que la rata Taiep puede ser adoptado como un modelo experimental a nivel mundial, dados sus buenos resultados para probar la efectividad de fármacos en el tratamiento de la epilepsia. Este mal representa el trastorno neurológico más común en el mundo, que afecta a cerca de 50 millones, aproximadamente al 2 por ciento de la población mexicana.

La también profesora investigadora del Instituto de Fisiología de la BUAP, explicó que la rata Taiep surgió de cruzamientos endogámicos entre dos grupos de ratas, para obtener una sublínea con una alta frecuencia de bostezo, más de 22 bostezos por hora.

Su nombre es el acrónimo tomando las iniciales de los signos que presenta: temblor, ataxia, inmovilidad, epilepsia y parálisis de las extremidades posteriores. Adicionalmente, presenta signos similares a la narcolepsia, como es el sueño fragmentado, lo que la convierte en un modelo experimental natural -es decir, que no requiere de ninguna manipulación genética o farmacológica para manifestar los síntomas- para probar en su organismo el impacto de diversos fármacos, señaló la investigadora.

Si bien en el Laboratorio de Neurofisiología de la Conducta y Control Motor, del Instituto de Fisiología de la BUAP, a cargo del doctor José Ramón Eguibar Cuenca, la epilepsia y los trastornos neurológicos se estudian desde al menos dos décadas, la epilepsia de "crisis de ausencia" fue motivo de investigación de los últimos tres años por un grupo de estudiantes de posgrado encabezado por la doctora María del Carmen Cortés Sánchez, cuyos resultados han sido expuestos en el trabajo Sobre el desarrollo de la crisis de ausencia en la rata Taiep.

En dicha investigación se trabajó con ratas tipo mutante de mielina de tres meses, después de seis, nueve y doce meses, a las cuales se les registró la actividad eléctrica del cerebro, los patrones de las descargas y con qué frecuencia ocurrían. Posteriormente se les administraron determinados fármacos para observar su efectividad, medida en la disminución de las crisis de ausencia. Los fármacos experimentados fueron Lamotrigina, Etosuximida y Ácido Valproico, los dos primeros con buen resultado para el tratamiento.

De acuerdo con estudios, del total de la población mundial que padece epilepsia, se estima que el 10 por ciento son niños con "crisis de ausencia" y al 40 por ciento se le administran fármacos que no dan resultados positivos, lo que puede desencadenar daño neuronal y en el caso de los infantes, incluso, bajo rendimiento escolar. De aquí la trascendencia de contar con un modelo experimental natural, como la rata Taiep, para probar y desarrollar fármacos contra dicho mal.

Perfil de la Investigadora

María del Carmen Cortés Sánchez:

· Estudió la licenciatura en Psicología Clínica en la UDLA.

· Realizó estudios de Maestría en Ciencias Fisiológicas en la BUAP.

· Es doctora en Ciencias Biomédicas por la UNAM.

· Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, Nivel 1

· Es perfil deseable PROMEP.

· Pertenece al Padrón de Investigadores de la BUAP.

· Es integrante del Cuerpo Académico de Ciencias de la Conducta de la Facultad de Medicina de la BUAP.

· Es profesora investigadora del Instituto de Fisiología de la BUAP.

· Correo electrónico: carmen.cortes@correo.buap.mx

· Teléfono: 2 29 55 00, extensión 7331.