A Tahmooressi no se le ofreció regresar a EU: Aduanas

Fue considerado "sospechoso" aunque entró por el carril de "nada qué declarar", por eso se le remitió a revisión
Andrew Tahmooressi
(Julieta Martínez)

Tijuana

Andrew Tahmooressi ingresó a México por el carril "nada qué declarar", sin informar a los agentes de Aduanas que llevaba armas. Viajaba en una camioneta pick-up sin la placa delantera y la otra procedente de Florida; por ello, aunque le tocó semáforo verde, se le remitió a revisión.

El soldado estadounidense afirma que llegó a México por equivocación y, al principio, personal de la garita de El Chaparral -por donde entró el 31 de marzo pasado- le dijo que podía regresar a su país.

Pero el administrador de la Aduana en Tijuana, Alejandro González Guilbot, asegura que la entrega a las autoridades federales era inevitable por tratarse de un tema de seguridad nacional.

"Ningún funcionario, ningún servidor público de la Aduana de Tijuana tiene facultad para ofrecer a algún infractor -en este caso así lo fue- que se pueda tener la opción de regresar o retornar a la Unión Americana. El conductor traía todo este arsenal que es prohibido portarlo, y lo único que procede por parte nuestra, lo único que tenemos qué hacer, es presentarlo a las autoridades correspondientes, que es la Procuraduría General de la República", explicó.

El estadounidense no informó de su formación militar, y fue hasta que se le condujo detenido que informó que venía a tratamiento médico, señala González Guilbot.

"El señor, en su declaración manifiesta que es desempleado, que es ciudadano americano y que venía aquí a la ciudad de Tijuana. Primero manifestó de manera verbal que era una cuestión médica y otro comentario que hizo es que venía a visitar a algunos amigos, pero para venir a una evaluación médica a las 11 de la noche, también es raro".

- ¿Entonces él no refirió que se equivocó?

"No lo sé, porque no está manifestado así en las declaraciones que él manifestó en el momento del aseguramiento de todo el armamento", comentó.

Tahmooressi fue trasladado al penal de El Hongo en Tecate el jueves pasado; el 28 de mayo asistirá a la audiencia del Juzgado VI de Distrito. La autoridad federal determinará si acepta el argumento de que cruzó a México al tomar un carril equivocado, lo que para González Guilbot es improbable.

Quien viaja de norte a sur puede constatar una serie de letreros que no dejan lugar a dudas, afirma.

"En las dos carreteras hay señalamientos claros y precisos dos o tres veces, donde se manifiesta claramente que el ingreso de armas a territorio mexicano está prohibido. Él lo sabe perfectamente, lo está leyendo, y si él es ciudadano americano, todos los señalamientos son en el idioma inglés, o sea que no hay manera de que pudiera decir que no está enterado", mencionó.

Incluso, antes de llegar a México, hay una última advertencia, dice el administrador de la Aduana.

"Todavía antes de llegar hay un retorno. Ahí está también muy claro señalado que ya está pegado a la línea, donde se señala claramente 'U turn', donde claramente, sin lugar a dudas, puede regresarse a territorio. No hay manera de decir 'me equivoqué' o 'no había salida'", apuntó.

El dos veces ex combatiente en Afganistán platicó a Milenio que al darse cuenta de su error lo explicó a los oficiales de la Aduana, incluso les informó de las armas -dos largas y una corta-, pero González Guilbot da su propia versión.

"Nosotros tenemos la facultad... no obstante cuando les haya tocado luz verde, si presentan una actitud sospechosa o el vehículo se ve ostensiblemente cargado de mercancía, nosotros procedemos a aplicar lo que en materia aduanera llamamos 'orden de verificación en mercancía en transporte'... se procedió de esta forma y el oficial de Comercio Exterior se percató de que en compartimento de la cabina venían tres armas", explicó.

El veterano estadounidense de 25 años, quien padece estrés postraumático por su experiencia en la guerra, se mantuvo tranquilo, incluso cuando se le informó que estaba acusado de contrabando de armas, afirma González Guilbot.

El Consulado General de Estados Unidos en Tijuana se ha mantenido al tanto de la situación de Andrew Paul Tahmooressi, y por escrito informó que no se ha pedido trato preferencial y sí que se mejoren los señalamientos carreteros hacia México para evitar confusiones.