TICSA sigue generando costos extraordinarios a San Pedro

La empresa Thousand International Companies, encargada del San Pedro Net, se ha retrasado en la parte que le corresponde del cuartel de Policía Valle Oriente.

Monterrey

De nueva cuenta la empresa Thousand International Companies (TICSA), concesionaria del servicio San Pedro Net, estaría generando costos extraordinarios al municipio, luego de que no ha concluido el equipamiento de interfase del nuevo cuartel de Policía Valle Oriente.

Mientras la empresa GP Desarrollos reporta concluido el edificio e incluso ya entregó su primer factura de arrendamiento para el mes de marzo, TICSA lleva 80 por ciento de avance en su labor y no tiene fecha de entrega.

Fernando Fuentes Urbieta, director de la desarrolladora, dijo a MILENIO Monterrey que actualmente la obra se encuentra concluida en base a los requerimientos técnicos y especificaciones del contrato y están listos para entregar el edificio.

 “Cabe mencionar también que en obra estuvo involucrado otro contratista, que fue directamente solicitado por el municipio, que es la empresa TICSA, y la cual trae a su cargo el proyecto de San Pedro Net, que está dirigido a la seguridad y vigilancia de municipio.

 “Y éste, por ser un edificio dedicado a la seguridad y en ciertas interconexiones e interfases con el municipio de San Pedro, entonces esta empresa desafortunadamente entró tarde a la obra y hoy por hoy siguen trabajando y nos han retrasado, pero nosotros ya estamos listos para entregar, no sabría decirle cuándo ellos van a entregar la obra”.

El contrato de arrendamiento celebrado por el municipio de San Pedro Garza García y la empresa Garza Ponce establece un monto mensual de un millón 638 mil 85 pesos durante el primer año, mismo que se irá incrementando anualmente con relación al Índice Nacional de Precios al Consumidor.

Por lo tanto, el municipio podría empezar a erogar a partir del mes de marzo esta cantidad sin proceder a utilizar el inmueble por no contar aún con el equipamiento necesario en el servicio para el que fue construido, ser el Centro de Control Comando y Comunicaciones.

“El contrato es muy claro, establece que nosotros tenemos que entregar el alcance que nos han entregado, en el alcance no está lo de TICSA, y estamos listos para que el municipio nos reciba el edificio, y de acuerdo a los contratos, para proceder a la facturación de la renta”, indicó Fuentes Urbieta.

 

Retrasos fueron cuestiones del municipio

El director de GP, Fernando Fuentes Urbieta, explicó que los siete meses que se retrasó la obra no fueron imputables a la empresa que representa y están más bien soportados en situaciones que tuvieron que ver con el terreno donde se construyó el cuartel.

En primera instancia, una línea de gas a presión que atravesaba casi toda la longitud del terreno; posteriormente el desplante de un puente peatonal; y en tercer punto, un litigio de amparo por la construcción del edificio.

“Una de las condiciones que se estableció es que el municipio, al ser el propietario de los terrenos, tenía que entregarlos al desarrollador, en este caso GP, libres de cualquier afectación.

“No hay ninguna causa de retraso imputable a la constructora, para eso está la supervisora que específicamente contrató el municipio y que nunca nos ha notificado ningún incumplimiento”, dijo.