Suspensión de Línea 1 por percance dejó conglomeración

Hasta ayer ninguna autoridad había informado sobre las causas que provocaron el alcance entre ambos vagones y los conductores de los trenes no habían declarado.

Guadalajara

No se trataba de la estación Hidalgo del metro del Distrito Federal que diariamente luce llena, era la de Atemajac de la línea 1 del Tren Ligero de Guadalajara que funcionó la mañana de este martes como terminal, luego del accidente ocurrido la tarde del lunes en el que chocaron dos vagones de este transporte que ocasionó que el servicio fuera suspendido de manera parcial en la estación Periférico Norte.

Mientras se realizaba la reparación de las vías en este punto, un río de gente se vio desde temprana hora de ayer en el andén de norte a sur de la estación Atemajac.

Nadie cabía y de manera nunca antes vista,  los usuarios tuvieron que hacer una fila en el puente peatonal, escaleras y banqueta de la avenida Federalismo. Para acercar a aquellos  que toman regularmente el tren en la terminal norte a la de Atemajac, se pusieron a disposición unidades del Pretren, Sistecozome y hasta patrullas de la Policía de Guadalajara, lo cual tampoco se trataba de detenciones masivas.

Filas largas y el paso del tren cada 20 minutos provocaron que muchos de los usuarios del transporte público llegaran tarde a sus trabajos o escuelas. Algunos que tuvieron que aplicar otras medidas como el pedir servicio de taxi, para no perder una clase o su ingreso a tiempo. Durante la mañana aún se desarrollaban trabajos de limpieza, levantamiento y traslado de los vagones y desarrollo de peritajes para definir las causas del accidente en el que resultaron lesionadas 29 personas.

“Estamos trabajando en conjunto con el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), hay que hacer un levantamiento técnico complejo, recordemos que el sistema de tren funciona diferente a todos los demás transportes. Entonces hay que hacer levantamientos técnicos, operacionales y sobre todo eléctricos y mecánicos para determinar qué fueron las causas”, declaró Rodolfo Guadalajara, director del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur) en entrevista para MILENIO RADIO. Explicó que los conductores de los vagones que participaron en el accidente debían de declarar ante Ministerio Público y mientras se trazaba una agenda de trabajo entre el Siteur y el IJCF para saber si el accidente fue por una falla mecánica u operativa de alguno de los conductores.

Los vagones se transportaron al área de mantenimiento  en donde serían desarmados y revisados para  iniciar una cuantificación de daños. Finalmente el servicio fue restablecido a las 10:55 de la mañana.

El funcionario también confirmó que los 29 pasajeros heridos fueron dados de alta, mientras que el director general del OPD Servicios de Salud de Zapopan, Sergio Quintero Hernández, detalló que de estos heridos, ellos atendieron a 10, entre los que se encontraban los dos conductores de los trenes, identificados como José Alfredo Aguilar y Liliana Magaña Ávila.

Agregó que el primero presentó un esguince cervical y golpes en el cuerpo, mientras que la otra conductora presentó una lesión en la muñeca izquierda.