Surgen negocios tras la aparición de “torito”

Taxis, traslados y renta de choferes, las opciones que tienen quienes quieren evitar las revisiones y pagar la multa por exceder los límites de alcohol.
Los operativos de alcoholimetría se realizan desde noviembre del año pasado.
Los operativos de alcoholimetría se realizan desde noviembre del año pasado. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Surgió como una broma en una cena entre amigos. La cuestión era cómo harían para no terminar en el Centro Urbano de Retención Vial por Alcoholimetría (CURVA). Uno de los comensales dijo que pondría un negocio de choferes. Y lo hizo. Ahora, cuando se instalan los puntos de revisión de la Secretaría de Movilidad prestan entre 50 y 60 servicios. Sus conductores llevan a los clientes desde el restaurante, bar o salón de fiestas hasta su casa, en su propio vehículo.

El secretario de Movilidad, Mauricio Gudiño Coronado, admitió que en torno a las medidas que tomó el gobierno del estado para evitar que los ciudadanos manejen bajo los efectos del alcohol, han surgido negocios como el del “taxi seguro” o este de los choferes. También aceptó que no están regulados, pero que no ha habido problemas.

En el caso de los taxis, dijo que sólo pueden cobrar los que tengan permiso de la Secretaría de Movilidad. Los vehículos que bares y restaurantes ponen al servicio de los ciudadanos no tienen autorización y, por lo tanto, tienen que ser gratuitos.

En el caso del negocio de choferes, señaló que se trata de un acuerdo entre particulares, por lo que no considera que deba intervenir la autoridad. Sin embargo, señaló que una vez que se termine con el trabajo de supervisión del transporte público, la Secretaría de Movilidad atenderá el tema de los traslados de ciudadanos que ingieren bebidas alcohólicas, para garantizar su seguridad.

Rodolfo Gaspar Echegaray, por lo pronto, ofrece el servicio para llevar a quienes se pasan de copas hasta su casa. Las tarifas van desde 180 pesos hasta los 310, cuando el traslado es más allá del Periférico. Para ello, tiene convenios con cerca de 50 restaurantes, principalmente en la zona de Andares y de avenida México, aunque también ya empiezan a contratarlo en salones de fiesta.

Para confianza de los clientes, tienen una página en facebook y un domicilio al que pueden acudir ante cualquier incidente en Hércules 2485, aunque hasta ahora no se han registrado.

Sus choferes son sometidos a exámenes psicológicos, pruebas de manejo, deben proporcionar toda la información personal y someterse a exámenes antidopaje periódicamente. Luego, cumplen reglas como usar uniforme y gafete, no subir al auto antes que el cliente ni hablar con él; no pueden contestar llamadas del celular y deben reportarse en cuanto concluyen el servicio.

Gaspar Echegaray admite que sus servicios prácticamente son contratados en los días que se instalan los puntos de revisión de la Secretaría de Movilidad y en las zonas donde se encuentran. Sin embargo, también cuenta orgulloso que ya prestó tres servicios en días que no hay “torito”, lo que podría significar que los ciudadanos ya empiezan a tomar conciencia que no se trata sólo de evitar la multa o la detención, sino de llegar seguro a su destino.

Claves

A detalle

- El servicio pude costar entre los 180 y los 310 pesos

- 50 restaurantes de la ciudad tienen convenio con este tipo de servicio

- Si hará uso del mismo, avise a algún familiar o conocido

- Evite proporcionar datos personales al chofer que lo lleva a su casa

- De ser posible hágase acompañar de alguien de su confianza

Recuerden:

- A quienes se les detecte de 0.25 a 0.40 miligramos de alcohol por cada 100 mililitros de aire, tendrán que pagar una multa económica entre 9 y 12 mil pesos (que equivale entre 150 y 200 días de salario mínimo)

- Si el automovilista excede entre 0.41 y 0.65 miligramos pasarán en arresto de 12 a 24 horas

- Si rebasan los 0.65 miligramos de alcohol, pasarán en prisión de 24 a 36 horas