Supera adversidad y se convierte en ejemplo

Aunque hace poco menos de un mes le fue amputada parte de una pierna, Alberto Rodríguez, empleado de Santa Catarina, no se rinde y se mantiene en lucha para seguir laborando de manera normal.

Monterrey

Hace un mes parecía que el mundo se le vendría encima, que el ánimo se le caería porque le fue amputada parte de su pierna derecha, sin embargo, este desafío que le presentó el destino a Mario Alberto Rodríguez Martínez, soldador del municipio de Santa Catarina, lo hizo valorar su existencia y hasta pedir continuar con su empleo.

A este empleado, habitante de la colonia López Mateos, le fue amputada el 24 de marzo parte de la pierna debido a una infección, y ante ello pidió al alcalde de Santa Catarina, Víctor Manuel Pérez, que no lo pensionaran, ya que su deseo es continuar trabajando como cualquier otro integrante de la Secretaría de Servicios Públicos de ese municipio.

Mario Alberto tuvo suerte y le dieron el visto bueno para continuar como jefe del taller de soldadura, y la silla de ruedas dijo, no es ni será un impedimento para continuar soldando estructuras, adornos para la vía pública, barandales y lo que se ocupe.

"Me siento perfectamente bien, me ayudaron aquí en el municipio, el alcalde y me dijo que le diera para adelante y no hay ningún problema por el cual no podamos trabajar".

Rodríguez Martínez tiene dos años de antigüedad en la administración santacatarinense, donde realiza trabajos de pailería y de soldadura para la Secretaría de Servicios Públicos.

Con un horario de 7:00 a 15:00 horas de lunes a sábado, entre otras cosas, se encarga de formar y soldar con material reciclado estructuras como adornos de Navidad o los adornos que actualmente lucen en camellones de avenidas de Santa Catarina, alusivos al Día del Niño.

"Se recicla todo el material, se realizaron todos los adornos navideños para ya no comprar nada por fuera, aquí los realizamos nosotros, todo el material si se puede reciclar, ya nada más se compra lo menos posible para que se realice todo, hicimos pinos navideños, hicimos adornos navideños y todo salió muy bien, del Día del Niño también igual; se recicló material de unos semáforos y se colocaron para el adorno", comentó.

¿Por qué seguir trabajando?

"¿Seguir trabajando?, porque podemos hacerlo, lo puedo hacer y más que todo el apoyo que me da el municipio".

¿Entonces es un hecho, sigues?

"Yo voy a seguir trabajando normal, no hay ningún problema, y hemos trabajado todos en equipo, que es lo importante, me apoyan al cien por ciento. Ahorita vamos a trabajar con el anuncio del 10 de Mayo, tenemos nada más ya ni 15 días, tenemos menos de 10 días, entonces hay que realizarlo, y la gente que tenemos le echa muchas ganas.

"Aquí estoy muy a gusto (en el trabajo) porque me han ayudado psicológicamente, me han apoyado, échale para adelante".

Mario Alberto comentó que adaptarse al trabajo con el problema de la amputación no le trajo tantas dificultades como se pudiera pensar, ya que eso depende de la mentalidad de cada quien.

Incluso mencionó que les pidió al secretario de Servicios Públicos, José Luis Doria, y al director de Vías Públicas, Adán Huerta, lo trataran como a cualquier otro empleado.

"Depende de uno, muchas veces dices, no ya no puedo, ya no voy a hacer nada, y ya no haces nada. No, no, no; todo se puede, te tienes que enseñar a ser autosuficiente y se puede, todo se puede, yo aquí ando soldando, hay que cargar fierros, si se puede hacer, lo hago, que hay que soldar, yo me pongo a soldar, no pasa absolutamente nada, y eso a mí me motiva, estoy normal, y mis jefes igual: (me dicen) hay no, no hagas esto, porque estás malo, tú no puedes hacer... no, no, no, vamos a trabajar", comentó.

Y por las noches vende tacos

Mario Alberto derrotó a la discapacidad, no sólo en cuanto a la labor que desempeña en el municipio de Santa Catarina, ya que por las noches tiene un puesto de tacos en la colonia López Mateos, y de igual forma lo atiende.

Este soldador es muy popular en esta colonia, ya que desde hace décadas vende tacos y los ochentas fungió como árbitro de futbol en partidos que organizaban vecinos de su sector.

Mario Alberto no dejó pasar la oportunidad para enviar un mensaje a sus vecinos:

"Que vayan a comprar tacos, se los recomiendo, están muy sabrosos, están muy ricos y que compren tacos", enfatizó.