Alarman intentos de suicidios en menores

En las últimas dos semanas en La Laguna de Durango se presentaron los casos de un niño de 8 años y una joven de 14 años, quienes por problemas familiares decidieron quitarse la vida.

Gómez Palacio, Durango

Una sacudida a la consciencia y a la reflexión generó el caso de intento de suicidio de una joven lerdense, quien fue transferida al Hospital General de Gómez Palacio para su atención médica especializada.

A decir del doctor Jesús Oziel Pérez-Cardenas, jefe de Terapia Intensiva y la psiquiatra Josefina Piña Saucedo, quienes recurren a dar este paso sufren enfermades depresivas severas en las que influyen tres factores fundamentales: como son la desintegración familiar, pobreza y desempleo.

Sostienen que aún cuando la estadística señala que son un promedio de cinco intentos de suicidio al año los que registra el Hospital, sus formas, pero sobre todo a una menor edad de sus autores es lo que llama la atrención, pues por lo regular son adultos los que recurren a esta salida.

En el caso de la joven Estefanía de 14 años, fue recibida el martes por la tarde tras el intento de suicidio que se provocó en el baño de su casa con una bufanda, tras un pleito con su mamá porque le impidió ir a estudiar a casa de su tía. Explican que su condición actual es delicada debido a que al poder estar varios minutos sin llegar oxígeno al cerebro, si bien no le causó la muerte, sí puede causar un daño cerebral.

Estefanía se encuentra bajo sedación inducida a fin de mantener el cerebro en reposo y será en un lapso de 48 a 72 horas cuando puedan valorar su recuperación.

El medico Pérez Cardenas manifestó que en estos casos que les ha tocado atender, los intentos de suicidio están vinculados a enfermedades de depresión severa de sus autores, al atravesar por problemas familiares por desintegración o conflictos sentimentales.

La psiquiatra Josefina Piña dijo que un factor que preocupa es que estos intentos provienen de menores de edad, como fue el caso hace días de un niño de 8 años también de Lerdo, que ante la separación de sus padres y abandono de su madre, tuvo que irse a vivir con su abuela, cayendo en una depresión total.

A esto se suma, dijo la especialista, una carencia económica, una carencia afectiva, la carecia de empleo que por consiguiente propicia pobreza, que son un entorno que llegan a deprimir a las personas que optan por intentar suicidare.

Sin precisar datos por respeto a su ética profesional y la de sus pacientes, la especialista sostiene que de acuerdo a asuntos que ha tratado, existen un buen número de casos de abandono del hogar, particularmente de hombres, unos que parten a los Estados Unidos y no regresan, otros que por no asumir responsabilidades abandonan sus hogares.