Sufren maltrato 743 mil 593 tamaulipecas

En la entidad, las mujeres que trabajan tienen mayormente algún tipo de abuso, sobre las que se dedican a las labores del hogar.

Tampico

La última Encuesta sobre la Dinámica de las Relaciones en el Hogar (Endireh 2011), arroja que 743 mil 593 mujeres tamaulipecas mayores de quince años han sufrido violencia.

En ese contexto, de cada 100 mujeres, 38 dicen haber vivido eventos violentos por parte de su pareja a lo largo de su relación.

De acuerdo con el estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), esta proporción es inferior al promedio nacional, la cual indica que 45 de cada 100 mujeres son agredidas por su pareja, mientras que las entidades con los mayores porcentajes son: estado de México con 56.7 y Nayarit con 55.5.

El porcentaje que registra la entidad (37.8), es el mismo que presenta Durango. Éste es uno de los más bajos del país, por arriba de Chiapas con 27.9; Baja California Sur, 35.2; Coahuila de Zaragoza, 36.2 y Guanajuato con 37.5 por ciento.

Los resultados referidos a las mujeres casadas o unidas, reportan menos incidentes de violencia cuando se limitan al último año de su relación; en la entidad 29.2% manifestaron haber padecido al menos un incidente de violencia durante los 12 meses previos a la entrevista de la Endireh.

Por grupos de edad, la encuesta indicó que en Tamaulipas la proporción de mujeres agredidas con edades de entre 15 a 29 y 30 a 44 años, varía sólo 1.3 puntos porcentuales; sin embargo, si se compara a las mujeres del primer grupo contra las de 45 y más, la diferencia es de 13 puntos porcentuales menos para el último.

En el país se repite este comportamiento, las mujeres con mayor edad registran menos agresiones, bajan de 38 a 28 por cada 100 en los grupos de edad referidos.

El nivel educativo de las mujeres no tiene relación directa con el maltrato por parte de su pareja, es decir, no existe un patrón definido respecto a la escolaridad de las mujeres que sufren violencia, pues ésta se produce en parejas de todos los niveles educativos.

Tal es el caso de las mujeres con secundaria y estudios a nivel medio superior, de las cuales 30.4% han sufrido algún incidente de violencia; cifra similar a las que tienen estudios a nivel superior y posgrado (30.1 por ciento); en tanto, las de sin instrucción, primaria incompleta y completa, son 26.3por ciento.

En el contexto nacional se registra el mismo patrón de comportamiento, esto es, las mujeres casadas o unidas con nivel de secundaria y medio superior muestran el mayor porcentaje de mujeres violentadas con 36%.

Los resultados obtenidos de acuerdo a si la mujer trabaja o no respaldan lo anterior, ya que en el estado 36.2% de las mujeres que trabajan declararon al menos un incidente de violencia, situación que también se presenta en 24.4% de las que no trabajan.

En el ámbito nacional, la incidencia de violencia hacia las mujeres que trabajan alcanza 37.8%, por su parte, las que no trabajan reportan 30.8 por ciento.

Las agresiones hacia las mujeres por parte de su pareja se clasifican en: emocionales, económicas, física y sexuales. La violencia emocional presenta el porcentaje más alto, tanto en el ámbito nacional como en el estatal, ya que 89 de cada 100 mujeres declararon haber sufrido este tipo de violencia.

Le sigue la económica con 56.4 y 53.4%, respectivamente; en el caso de la violencia física, Tamaulipas registra 5.4 puntos porcentuales menos que el país.

Finalmente, las agresiones sexuales son las menos comunes, 11% de las mujeres violentadas en el estado las sufrieron; siete décimas por debajo del dato nacional.

En cuanto a la violencia vivida por las mujeres en los últimos 12 meses previos a la encuesta, se observó una disminución en todos los tipos de agresión; la diferencia más grande se da en la emocional, al registrar el país 8.2 puntos porcentuales menos que lo vivido a lo largo de su relación. Esta cifra fue de 5.7 puntos porcentuales menos para la entidad.

La violencia sexual es la que registró el menor cambio al pasar de 11.7 a 8.4% y de 11.0 a 7.4% en los diferentes ámbitos; llamó la atención que en el país la violencia física disminuye en mayor proporción que en el estado, 7.1 y 3.6 puntos porcentuales, respectivamente.

La violencia emocional, también conocida como psicológica, constituye una forma sutil de agresión no visible a primera vista, pero que deja huellas importantes en la mujer; los hechos más comunes son: que les dejen de hablar; las ignoren, no las tomen en cuenta, no les brinden cariño y que las hagan sentir avergonzadas, menospreciadas, o humilladas.

Las mujeres que indicaron haber sufrido estas agresiones son 52, 36.5 y 31.2%, respectivamente; le siguen las agresiones económicas en donde 26.5% de las mujeres declararon sufrir reclamos por la forma de gastar el dinero, a 22.3% le han prohibido trabajar o estudiar, mientras que 18.3% son aquellas con quienes los cónyuges a pesar de tener dinero han sido codos o tacaños.

La violencia física es aquella que varía desde un pellizco hasta golpes que pueden provocar la muerte y que vulnera además la integridad emocional de la víctima; en este sentido, 13.3% de las mujeres casadas o unidas han sido golpeadas por su pareja con las manos o con algún objeto y a 12.2% las han empujado o jalado el cabello.

Si se refi ere la violencia sexual, a 9.9% de las entrevistadas les exigieron tener relaciones aunque no quisieran. En menor medida, las mujeres también declararon haber tenido estas clases de violencia durante el último año de su relación.