Sufre Tianguis Nocturno por las bajas ventas

Los comerciantes se instalan en la calle Españita, a partir de las 9:00 de la noche, pero los vendedores se quejan de que ahí nadie los ve; afirman que hay días que no venden nada.
Los comerciantes ambulantes ponen sus puestos en la calle Españita, atrás de la Central.
Los comerciantes ambulantes ponen sus puestos en la calle Españita, atrás de la Central. (Mauricio Contreras )

León, GTO.

Algunos comerciantes de calzado, chamarras y bolsas que forman parte del Tianguis Nocturno, y que ahora se instalaron en la calle Españita, alegan que sus ventas no superan a las que tenían cuando estaban en el bulevar Hilario Medina y que ante esto, hasta podrían regresar a dicho bulevar.

Desde hace alrededor de un mes y medio, de unos 40 a 60 comerciantes se instalaron sobre la calle Españita, a un costado de la salida de autobuses de la Central Camionera.

Pero el panorama no ha sido del todo alentador para ellos, pues en esta calle dicen, a diferencia del Hilario Medina, hay días en los que no venden ni un par de zapatos.

Y es por ello que cada día, según platican, se reduce el número de comerciantes que desde hace más de un mes se "animaron" a vender ahora en esta calle.

El problema dice, es que el lugar "está muy escondido" y por esta calle casi ni transitan, a esas horas, turistas o ciudadanos que quieran adquirir algún producto, además de que varios automovilistas estacionan su carro a un costado de la banqueta donde ellos se instalan diariamente.

"No nos ha ido bien ahorita, estamos viendo, a ver si se compone esto, pero como la gente no se da cuenta. Ya muchos compañeros hasta se desaniman, muchos no vienen y otros llegan tarde y pues la verdad ahorita la temporada para nosotros fue fatal", declaró don Lencho, comerciante de bolsas y chamarras.

Es ante esta problemática, que dijo el señor Lencho que de no mejorar su situación en próximas fechas, "si no hay una solución económica, a ver cómo le vamos a buscar, a lo mejor se junta de nuevo la bola y nos regresamos para atrás, de vuelta".

Don Lencho aún no se explica cuál fue el motivo de que lo removieran a él y al casi centenar de comerciantes, pues dice "estábamos en la noche, a quién le perjudicábamos estaban los locales cerrados. Al contrario es un beneficio porque estamos por si se les olvida comprar algo a la gente".

Don Lencho a veces no vende ni un solo par o una sola bolsa.

"Pasamos a veces días que no vendemos nada, a veces poquito a veces nada, dos, tres días sin vender nada. Otro día a veces vendemos poquito. Pero no, nada prometedor, que digamos "estamos a gusto" la verdad yo no".

La señora Margarita Servín aseguró que "todos" los integrantes del Tianguis Nocturno quieren regresar al bulevar Hilario Medina, donde antes estaban ubicados.

"Ha estado bien tranquilo, tranquilísimo aquí, porque los clientes no se dan cuenta. Está bien escondido aquí", dice la señora Margarita, quien también manifiesta que hay días en los que ni un par vende.

Y ante la falta de ventas, el tiempo de espera en esa banqueta lo reducen, pues mientras que en el Hilario Medina eran pacientes y esperaban a veces hasta la una de la mañana, aquí y ante el miedo de ser asaltados, prefieren retirarse hasta una hora antes con tal de 'rescatar' las ganancias de las pocas ventas que hicieron.