ENTREVISTA | POR CLAUDIA GONZÁLEZ

Doctora Norma Matías Especialista

Estaba considerada dentro del cuadro de padecimientos controlados y erradicados con el esquema de vacunación básica. Sin embargo, se estima que en México - país en el que el índice se disparó más de 200% en los últimos 15 años-, hay al menos 2 mil 600 enfermos, la mayor parte de ellos son niños.

Suben casos de tos ferina; es ya foco rojo para expertos en salud

Niño Enfermo
La tos leve inicial puede convertirse en una de tipo violento. (Tania Contreras)

Toluca

En México se han incrementado sustancialmente los casos de tos ferina. Se estima que hay al menos 2 mil 600 personas con este padecimiento y de ellos, el mayor porcentaje se concentra en niños informó la especialista en el sector salud, Norma Matías, quien agregó que en estados como Nuevo León, Jalisco y Baja California es donde hay mejores mecanismos para detectarlo a tiempo.

En el marco del Día Latinoamericano de Lucha Contra la Tos Ferina, informó que en el país, el crecimiento de casos es de 200 por ciento en los últimos 15 años, y los niños de dos meses, adolescentes y madres embarazadas son los de mayor riesgo de contagio.

La enfermedad no se presenta únicamente entre personas de bajos recursos económicos o con baja nutrición, sino puede ocurrir en cualquiera que no cuente con el refuerzo de la vacuna, sin embargo, en la nación a partir de los ocho años deja de colocarse el reactivo para prevenir este mal, por lo que es urgente la difusión del contagio y las medidas preventivas.

La atención es costosa dependiendo de la gravedad del caso, pero los niños siempre requerirán hospitalización.

Los adultos pueden superarla fuera de vigilancia médica estricta, aunque en todos los casos siempre es importante mantener aislado al paciente, explicó la especialista y representante de la farmaceútica Sanofi.

Una enfermedad que se extiende

Dio a conocer que la Fundación Panamericana de la Salud y Educación (PAHEF) anunció que actualmente estiman cerca de 200 mil muertes en el mundo a causa de esta enfermedad y su incidencia en América Latina aumentó en 90 por ciento en los últimos 10 años.

Aclaró que anteriormente estaba considerada dentro del cuadro inicial de padecimientos erradicados y controlados con el esquema de vacunación básica, sin embargo, lejos de estar erradicada, se convirtió en un foco rojo para los profesionales de la salud.

Por ejemplo, con base en las tendencias, en 1997 se registraron 202 casos y comparativamente con 2012 hubo 2 mil 500 posibles casos, de ellos confirmados más de 700. Para el presente año, a la semana 48 hay más de 2 mil 668 casos de síndrome en niños o adultos con un cuadro parecido a la tos ferina pero que no ha sido confirmada y 616 casos comprobados.

Lo anterior se explica porque, dijo, de seis a ocho años y tras ser colocada la vacuna, se pierde la protección y vuelve susceptibles a las personas. El problema es que o solo desarrollan la enfermedad sino el paciente es un foco de infección y son los niños el grupo más afectado porque pueden llegar a la muerte.

Hay algunas entidades con un mayor número de especialistas capaces de detectarla a tiempo, pero también puede responder a que tienen una mayor concentración de habitantes.

Los grupos de edad con mayor riesgo

La especialista platicó que todos los grupos de edad pueden padecer tos ferina, sin embargo, los niños menores de seis meses son los más susceptibles de enfermar y sufrir complicaciones que pueden poner en riesgo su vida.

"Antes de los seis meses no hay ninguna vacuna que los proteja por eso es que estamos reconociendo un claro incremento en la presencia de la enfermedad".

Además, la inmunización por la vacunación durante la infancia tiene una duración limitada. No existe protección contra tos ferina (pertussis) después de 10 a 12 años de haber recibido el esquema completo en la niñez.

Tampoco hay un grupo por estado nutricional o socioeconómico que agrupe a un mayor número de enfermos, sino depende de la exposición al virus y afecta a cualquier persona.

Para este año, más de 50 por ciento son niños, casi todos menores de un año y ello responde a la falta de vacunas.

Las características del padecimiento

Este mal comienza con los síntomas típicos de un resfriado, pero el signo principal es la tos persistente, que va en aumento y puede durar hasta ocho semanas, es altamente contagiosa.

Los síntomas iniciales son fiebre leve, escurrimiento nasal y tos, que progresivamente se convierte en una tos violenta y suele empezar como un padecimiento muy simple, pero de no ser detectada a tiempo puede complicarse gravemente.

Por ello, es de suma importancia que las personas acudan a buscar la vacunación, porque de otra forma siempre estarán en riesgo de contagiarse, solo que obtenerla podría ser costoso pues no existe en el cuadro básico, y en México hay dos tipos de reactivo, siendo los pediatras quienes cuentan con ellas.

En los niños ocurre una etapa en donde los ataques de tos pueden llegar a presentar hemorragias severas, y que como consecuencia pueden traer derrames cerebrales, baja de azúcar en la sangre, neumonía o encefalopatía con crisis convulsiva y de cuatro a seis menores pueden morir en esta etapa que se podría prolongar hasta 12 semanas.

Estrategia de combate

El objetivo es reducir la transmisión de la enfermedad a bebés y niños pequeños por sus contactos cercanos, ya que los padres de familia al perder la inmunidad, pueden contraerla o ser portadores de la misma bacteria, siendo ésta la principal fuente para sus hijos pequeños.

Por ello, una propuesta es la vacunación de los padres, así como de toda persona que esté en contacto cercano con menores de 18 meses para generar un entorno de protección ya que se disminuirá la probabilidad de contagio.

Además, vacunar a las mujeres embarazadas que desde la semana 20 puede recibir una dosis, y dependiendo de sus antecedentes de vacunación, puede ser agregada a la triple que recomienda el sector salud.

"También hace falta en los adolescentes, para que sean protegidos y evidentemente si atendemos a este grupo que es el principal transmisor, al romper este círculo vamos a tener menos casos en la población menor", destacó la especialista en las áreas de la salud.