“Servir a la ciudadanía es todo un reto”

De carácter firme, madre e hija amorosa, la fiscal de Durango, Sonia de la Garza, es una profesional que busca mejorar las condiciones de vida y seguridad en el Estado.
Sonia de la Garza, fiscal general del Estado de Durango.
Sonia de la Garza, fiscal general del Estado de Durango. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

Sonia Yadira de la Garza Fragoso, fiscal general del Estado de Durango, es una mujer sensible, de carácter firme, madre de familia e hija amorosa.

Es una profesional del derecho que busca mejorar las condiciones de vida y de seguridad como un compromiso para su hijo, pero sobre todo para la sociedad.

“Tengo un hijo y junto con mi mamá y mi trabajo forman lo que más me gusta. Me encanta servir a la ciudadanía, no es un tema fácil, pero es un reto. Creo que es abrir puertas a las mujeres a través de esta oportunidad que me brindó Jorge Herrera”, manifestó.

Para Sonia de la Garza, ostentar el cargo que posee es una prueba de confianza hacia las mujeres, debido a la responsabilidad tan delicada.

“Estoy convencida de que debo dejar huella, para demostrar que podemos con encargos como este o cualquier otro”, expresó.

Su preparación académica, ganas y amor al trabajo le permiten ser una persona con firme convicción por servir a la ciudadanía.

Tiene carrera y licenciatura en Derecho por la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), una maestría en Derecho Penal con especialización en Ciencias Jurídico - Penales por parte del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

“México necesita compromiso de los servidores públicos, de quienes están en el tema de procuración y administración de justicia”.

Así como diversos cursos en la Procuraduría General de la República (PGR) y en la Procuraduría del Estado.

Su carrera la inició como agente del Ministerio Público (MP) en 1999, fungió como secretaría particular de un procurador de Justicia.

Luego, estuvo diez años dentro de la Procuraduría General de la República en diversos cargos, tanto como ministerio público, como coordinadora de asesores en la Subprocuraduría de Delincuencia Organizada.

Fue fiscal de delitos cometidos por servidores públicos, fiscal de delitos cometidos contra la administración de justicia y finalmente el reto frente a la Fiscalía del Estado de Durango.

“México necesita compromiso de los servidores públicos, de quienes están en el tema de procuración y administración de justicia y cumplimiento de medidas de seguridad”, expresó.

Uno de los mayores objetivos que le gustaría lograr como fiscal, es cambiar la mentalidad de quienes forman parte de la institución.

“Que entiendan que la palabra servidor público es eso, servir y antes de atender a una persona, lo visualicen como si ellos fueran quienes vienen a poner una denuncia o queja”, detalló.

De esta forma, la empatía se vuelve un factor clave para que los funcionarios públicos realicen su labor.

Su meta es continuar con la cuestión del Derecho Penal, probablemente en el renglón académico.

“Dios nos dio el don y la virtud de ser madres y creo que nos debemos a eso, no hay reto que una mujer no pueda lograr, tenemos ese empuje, que podemos sacar como pocas personas y nunca nos debemos dar por vencidas”, concluyó.