Sólo tres municipios cumplen transparencia

De un total de 43 ayuntamientos en Tamaulipas, Nuevo Laredo, Reynosa y Victoria acatan al 100% las disposiciones en la materia; Tampico, Madero y Altamira lo hacen parcialmente.
Fuente: páginas web de los municipios
Fuente: páginas web de los municipios (Especial)

Tampico

A un día de que venza el plazo para que los municipios difundan  toda su información en sus páginas de Internet, sólo 3, de un total de 43 ayuntamientos de Tamaulipas cumplen en su totalidad esta disposición.

31 municipios, que representan el 72 por ciento del total, violan el artículo 16 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, ya que ni siquiera cuentan con un portal en Internet para difundir reportes relativos a sus actividades, entre ellas cómo invierten el dinero público.

Nueve ciudades tamaulipecas, 21 por ciento del total, presentan incompleta la información, entre éstas se encuentran Tampico, Madero y Altamira.

Nuevo Laredo, Victoria y Reynosa son los únicos municipios que cumplen los quince apartados marcados en el referido artículo de la ley.

Equivalen al 7 por ciento de los 43 municipios MILENIO Tamaulipas hizo una revisión de los sitios web de las 43 alcaldías y estableció porcentajes de cumplimiento a partir de los 15 aspectos que marca el artículo 16 de la citada ley.

En la zona sur, Altamira es el mejor calificado. Encabeza la lista con 87 por ciento de cumplimiento, después de que hace dos meses su portal web estaba en construcción solo con una liga de transparencia, aún así ya era el municipio más actualizado (noviembre de 2013) solo por haber copiado lo publicado por sus antecesores, mientras Tampico y Madero lo eliminaron.

Madero tiene un 80 por ciento de cumplimiento, Tampico y González 67 por ciento y Aldama 47 por ciento.

En la región de la frontera, de sus diez municipios, siete no tienen sitio web, Matamoros presenta 60 por ciento de avance y solo Nuevo Laredo y Reynosa llegan a cien.

El caso de Matamoros es similar al de Altamira ya que hace dos meses su portal también se encontraba en construcción y ahora se convirtió en uno de los más sencillos de usar para buscar información, aunque incumplen con seis aparatados, entre ellos los presupuestos.La región centro presenta poco avance en transparencia en los trece ayuntamientos que la integran.

Hay diez portales que no están en línea. En casos como los de Padilla y Villagrán refieren “sitio temporalmente en construcción por cambio de administración, agradecemos su comprensión”. En la mayoría las páginas dice “No Found” o están en blanco.

En la región Mante, integrada por seis municipios, solo Gómez Farías tiene página web al 33 por ciento de cumplimiento, mientras que Antiguo Morelos, Mante, Nuevo Morelos, Ocampo y Xicoténcatl, están en cero.

El Valle de San Fernando y el Altiplano son las regiones con más opacidad del estado, a pesar de que San Fernando territorialmente es una de las ciudades más grandes, sin embargo, al igual que Burgos, Cruillas y Méndez, carece de un portal en línea. 

Y en el Altiplano Bustamante, Jaumave, Miquihuana, Palmillas y Tula están en las mismas circunstancias.

El artículo 16  de la ley precisa que “en atención al principio de máxima publicidad, es obligación de los sujetos por esta ley poner a disposición del público y actualizar de oficio toda información con que cuenten en virtud de sus actividades, salvo la prevista como de acceso restringido en esta ley; en todo caso deberán difundir y publicar en Internet, siendo enunciativa más no limitativa, aquella información a que los obliguen otras leyes”.

Y precisa que los ayuntamientos deben cumplir con la difusión de los siguientes apartados: Estructura orgánica, atribuciones de las dependencias y entidades por unidad administrativa y servicios que prestan.

Leyes, reglamentos, manuales de organización y de procedimientos y, en general, toda normatividad vigente de carácter administrativo.De igual forma con el Plan Municipal de Desarrollo y programas derivados del mismo.

Directorio oficial de los servidores públicos del Ayuntamiento y de las dependencias y entidades del mismo, a partir de jefe de departamento o sus equivalentes y hasta sus titulares, así como el nombre, domicilio oficial, dirección electrónica y horario de trabajo, en su caso, del titular de la Unidad de Información Pública (UIP).

Éste punto es omitido por la UIP de Matamoros.También deben hacer pública la lista general del personal que labora, incluyendo la naturaleza de su relación de trabajo o contratación y, en su caso, puesto, nivel, adscripción y rango de sueldo. 

Lista general de jubilados y pensionados, incluyendo el monto de la pensión que perciban.

Servicios que se prestan y programas de apoyo que se realizan, así como los trámites, requisitos y formatos para solicitar unos y otros.

En lo relativo al manejo del erario público, los municipios deben reportar el presupuesto autorizado y avance de su ejercicio por trimestre, el estado de ingresos y egresos, así como la relación de subsidios y subvenciones que otorgue y sus beneficiarios.

En el caso de los dos primeros, las nueve ciudades que cumplen con algún porcentaje de lo que marca la ley, suelen no publicarlos e incluso eliminaron de sus sitios la información de sus antecesores, a pesar de que al menos la 2013 forma parte de un mismo ejercicio presupuestal. En el caso de los municipios que cumplen solo publican el gasto ejercido el año pasado.

Otro de los puntos menos difundidos es el de convocatorias para la licitación de adquisiciones, contratación de servicios u obra pública, así como sus resultados. Además de Nuevo Laredo, Reynosa y Victoria, las ciudades de Tampico, Madero y Altamira, son las únicas que cumplen.

Los últimos tres requisitos son relación de vehículos oficiales e identificación de los mismos, informe anual de actividades y el orden del día de las reuniones de cabildo con veinticuatro horas de anticipación.

El Instituto de Transparencia y Acceso a la Información (ITAIT), revisará el cumplimiento sin excepción de las obligaciones de transparencia, contemplándose sanciones que van desde una amonestación, hasta inhabilitación por diez años y multa de 200 días de salario mínimo, venciendo mañana el plazo.