Vecinos piden que torres en barranca sean demolidas

Solicitaron amparo y buscan recursos para pagar fianza por 2.5 mdp para que se ejecute la suspensión definitiva de licencias. 

Guadalajara

La barranca conocida como Cañada Parque Regency se convirtió en una obra negra de dos edificios que hasta el momento contabilizan 14 pisos de altura cada uno, esto en un periodo de 16 meses.

“Realmente fue un impacto de todo tipo, tanto emocional, social, te daba tristeza ver cómo una barranca tan hermosa que teníamos, que sabíamos que definitivamente no podía existir este tipo de construcciones, es una reserva ecológica federal que no se puede tocar es injusto lo que se está haciendo”, contó Leticia Martín Flores, vecina del condominio La Laja, en Zapopan.

Al ver cómo de manera rápida se edificaba, los vecinos se alertaron y pidieron una respuesta de Protección Civil y de Padrón y Licencias en la actual administración de Zapopan para encontrar una respuesta de cómo se había entregado las licencias de construcción y no tuvieron respuesta.

Luego formaron la Asociación Civil Vecinos Unidos para Defender La Alaja y en coordinación con la Asociación Ciudad a Pie, del ex alcalde Héctor Vielma iniciaron la solicitud de un amparo en contra de la construcción de dichas torres.

“La construcción de estas Torres emanan de dos licencias que violan flagrantemente toda la normatividad de desarrollo urbano, violan el plan parcial de desarrollo urbano, violan la ley de asentamientos urbanos federales, violan la constitución, violan los reglamentos de construcción” indicó Héctor Vielma, representante de Ciudadanos de a Pie. 

Por lo pronto,  se logró la suspensión definitiva de ambas licencias pero las complicaciones siguen para los vecinos pues deben de pagar una fianza de dos millones y medio de pesos para que se ejecute la suspensión. Además continuarán a la espera de la sentencia de la solicitud de amparo.

Héctor Vielma dijo que dichas licencias se dieron durante la administración de Juan Sánchez Aldana. Para otorgar los permisos se realizó el cambio de uso de suelo por parte del entonces funcionario Alejandro de la Cruz cuando esa facultad sólo recae en el pleno del Ayuntamiento.