Sociedad que no invierta en educación, no prosperará: Edmund Duckwitz

En conferencia de prensa, el embajador de la República Federal Alemana en México puso como ejemplo el caso germano, que desde hace años ha implementado el modelo dual.
Es una inversión que solo se ve con el tiempo, dijo.
Es una inversión que solo se ve con el tiempo, dijo. (Tania Contreras)

Toluca

Si México quiere atraer inversiones, tiene que poner valor a su bono demográfico a través de la educación dual que permite elevar la competitividad en una responsabilidad tripartita que sobreviva a los vaivenes sexenales, advirtió Edmund Duckwitz, embajador de la República Federal Alemana en México.

Durante una conferencia magistral en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), el diplomático sostuvo que una sociedad que no invierte en educación no va a prosperar en el mediano o largo plazo, aunque es una inversión que solo se ve con el tiempo.

Ante directivos de la institución y alumnos de diversas facultades puso como ejemplo el caso alemán, que desde hace años ha implementado este modelo de manera exitosa, y 60 por ciento de los jóvenes están bajo este sistema integrado por las empresas, los centros educativos y el gobierno.

El modelo, acotó, fomenta la competitividad, favorece de manera directa a las compañías, al estudiante, a las instituciones y al estado o país que lo implementa. Uno de los estados que pronto cosechará parte de estos triunfos, destacó, es el Estado de México por ser uno de las primeras entidades en implantarlo.

Sin embargo, acotó, no basta con una iniciativa del gobierno y que las organizaciones alemanas participen; es indispensable que la iniciativa privada asuma su parte. "Es necesario convencer a más empresas de los beneficios y del inagotable potencial que existe", señaló.

Acompañado del rector, Jorge Olvera y los titulares del gabinete universitario, el embajador de Alemania en México acotó que los espacios que pueden ofrecer las compañías del país europeo son limitados, por lo que consideró preciso convencer a más industriales de sumarse a esta labor.

"Las empresas alemanas no tienen toda la capacidad. Por eso hay que convencer a otras", dijo luego de que el rector señaló que esta casa de estudios seguirá impulsando la cooperación internacional, y buscará incorporar a jóvenes a este sistema a partir de una premisa fundamental: aprender haciendo. Esto, acotó, bajo una triple hélice: empleado, gobierno e institución.

Edmund Duckwitz apuntó que los elementos esenciales de la educación dual son: trabajar en paralelo escuela y empresa, elaborar en conjunto la currícula, transmitir componentes laborales diferentes a las prácticas profesionales, aprender haciendo, mantener una responsabilidad compartida, examinar de manera teórica y práctica.

Esto, dijo, permite que los acuerdos sobrevivan más allá de cambios de gobierno, evita el desempleo juvenil y se afianza de la pequeña y mediana industria que en muchos países es la base de la economía.

Por esa razón, dijo, la educación dual que impulsa desde hace décadas Alemania es reconocida en todo el mundo y adaptada ya en muchas regiones.