Migrantes sufren abusos en centros de detención

'Derechos Cautivos' es el nombre del informe que realizaron diferentes organizaciones de protección a los derechos humanos en México, que muestra la situación de vulnerabilidad de este sector.
Bajo el nombre Derechos Cautivos, se presentó un informe que habla sobre las violaciones a los derechos humanos a los migrantes en México.
Bajo el nombre Derechos Cautivos, se presentó un informe que habla sobre las violaciones a los derechos humanos a los migrantes en México. (Ana Ponce)
Diana Martínez, representante de la organización Sin Fronteras (Diana Martínez)

Saltillo, Coahuila

'Derechos Cautivos' es el nombre del informe que realizaron diferentes organizaciones de protección a los derechos humanos en México, que muestra la situación de vulnerabilidad de personas migrantes sujetas a protección internacional en los centros de detención migratoria.

'Sin Fronteras' tienen más de 10 años entrando a estaciones migratorias o estancias provisionales para migrantes con el pretexto de llevar actividades lúdicas y servicios sociales, gracias a ello pudieron conocer de las violaciones a los derechos humanos.

Diana Martínez, representante de la organización Sin Fronteras, explicó que el objetivo de presentar el informe es mostrar que la situación de violaciones a los derechos humanos que se padece dentro de las estaciones migratorias o centros de detención migratorios se repite sin importar en qué región del país se encuentren.

Para este ejercicio el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, Dignidad y Justicia en el Camino, (FM4 Paso Libre) Frontera con Justicia, Casa del Migrante de Saltillo, Universidad Iberoamericana y 'Sin Fronteras' dieron seguimiento a varios casos en estaciones migratorias o estancias provisionales de Chiapas, Jalisco, Puebla, Tlaxcala, Distrito Federal y Oaxaca.

"Este informe es muy valioso porque nos da un análisis jurídico de lo que es una detención migratoria, muchas veces cuando entramos a una estación para sacar a una persona nos dice migración que la persona no está privada de su libertad lo cual es completamente falso, pues estos lugares son lo más parecido a una cárcel", expuso.

Explicó que todas las personas que no pueden demostrar su regular estancia en el país son llevadas a las estaciones migratorias y no se les permite salir de ellas en tanto no concluya el procedimiento administrativo migratorio.

"En el 2009 formalizamos la entrada a estos lugares y empezamos a dar talleres de derechos a las personas en detención y a dar asesorías jurídicas, es así como nos empezamos a dar cuenta de todas la violaciones a los derechos humanos habían y que lamentablemente a más de 10 años todavía persisten", indicó.

Destacó que en un principio se abocaron a procurar la mejora de la condiciones materiales, que no hubiera hacinamiento de personas, la limpieza de las instalaciones, la calidad de la comida, sin embargo detectaron que había otras condiciones que también representaban un foco de atención para los organismos de protección a los derechos humanos.

El objetivo del informe es avanzar a una metodología que común, que todas las organizaciones de derechos humanos de migrantes puedan hacer lo mismo al entrar a las estaciones migratorias.

"Empezamos a ver que no nada más eran las condiciones materiales sino que también eran las condiciones psicológicas, emocionales de las personas en detención, éstas personas no tenían ninguna seguridad de cuando iban a regresar a sus países o liberados de las estaciones migratorias, no tenían acceso a un abogado de manera gratuita lo que sigue igual", precisó.

Para el estudio se monitorearon los procedimientos migratorios de detención, el tratamiento y la salvaguarda de las personas en detención, la seguridad, la disciplina, condiciones materiales, las actividades que pueden realizar las personas en detención, cuidado a la salud y grupos de personas en situaciones en riesgo.

Destacó que el objetivo del informe es que el documento pueda permitir cambiar las condiciones de violaciones a los derechos humanos de los migrantes que actualmente padecen las personas en los centros de detención migratoria.