Con reforma habrá menos trabajo en la termo de Tuxpan

Al considerar cambios en la generación de energía -de combustóleo a gas- situación que afectaría a empleados sindicalizados, de base, temporales y eventuales.
La utilización de energía solar incrementaría un 95% la productividad.
La planta “Adolfo López Mateos” enfrenta gran problemática para seguir operando. (Samuel Hernández)

Tuxpan

Los cambios a gas para la generación de energía en las termoeléctricas del país que propone la reforma energética afectarán a la clase trabajadora que dependen de esos complejos toda vez que los mantenimientos de las unidades se reducirán significativamente lo que dejará menos contrataciones de personal de manera anual, comentó el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana Sección 55, José Rolando Núñez Uribe.

El dirigente sindical comentó que en caso del Complejo Termoeléctrico “Adolfo López Mateos” que opera con combustóleo, manteniéndose un proyecto para cambiar dos unidades con operación a gas, se realizan mantenimientos anuales de las unidades por lo que de cambiarse a gas los trabajos de mantenimiento se darían cada 18 meses lo que afectaría a los 3 mil 300 trabajadores sindicalizados, de base, temporales y eventuales.

El representante electricista dejó claro que la reforma energética preocupa a los integrantes del sector y más en el caso de Tuxpan, porque la planta termoeléctrica “Adolfo López Mateos” enfrenta gran problemática para seguir operando.“Sí nos afecta, porque la parte básica de la reforma contempla que se dé una generación de energía eficiente, limpia y barata, nosotros nos somos ni eficientes, ni limpios, ni baratos, lo que sucede con todas las 42 termoeléctricas en México”, explicó Núñez Uribe.

Dejó claro que de darse un cambio en el manejo del combustible para generar energía eléctrica, pasar de combustóleo a gas, se afectaría a un 25 al 30% de la plantilla laboral de los 3 mil trabajadores eventuales de darse en dos unidades un cierre parcial. 

“De alguna manera el cambio a gas contempla también afectaciones con la reducción de 17 por ciento de la plantilla laboral sindicalizada, de confianza y temporales que es de 567 trabajadores, toda vez que al manejar ese combustible las plantas son más limpias y aplican menos mantenimientos al año”, expuso.

Rolando Núñez Uribe informó que en el pasado Consejo Nacional del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana se tocó la propuesta de que una de las unidades que operan en la termoeléctrica Tuxpan pase a ciclo combinado, pero ese cambio significa una inversión de 460 millones de pesos.

“Es muy caro, si la federación nos autoriza esa inversión podemos iniciar el próximo año con gas como lo propone la reforma energética”, expuso.El dirigente electricista dejó claro que en el caso de los trabajadores afiliados al SUTERM el contrato colectivo en su cláusula 46 los protege, por lo que no se verían afectados con un despido si las unidades generadoras de energía pasan de combustóleo a gas, pero sí podrían contemplarse reubicaciones en otras plantas del país lo que los llevaría a iniciar de cero para el trabajador.

“Hasta ahorita no existe nada claro en torno a la reforma, seguimos instalados y esperamos que todo siga igual pero sí existe una cierta preocupación en torno a los cambios que se anuncian por ello estamos esperando las leyes secundarias de la reforma energética”, mencionó.

Asimismo enfatizó, en torno a los cambios que proyecta la reforma energética para las plantas termoeléctricas del país, que en el caso de la central “Adolfo López Mateos” el personal de base, confianza y temporales está capacitado para operar el manejo del combustible y equipos con el que se pretenda generar energía en el caso de la termoeléctrica de Tuxpan  pasar de combustóleo a gas. 

“Actualmente es más barato que esté parada a que esté en funcionamiento, pero lo preocupante para el trabajador y sobre todo para el eventual es que de cambiarse a su funcionalidad a gas en las unidades los mantenimientos serían cada 18 meses en lugar de cada seis meses lo que afectaría en la contratación directa del personal”, concluyó.