Simula GDL operativo vs comercio informal

“Tenemos la indicación de que por lo pronto no se permita ambulantes”, señaló un inspector, sin embargo, los vendedores regresaron poco después.
Alrededor del medio día de ayer las vialidades aledañas al Ayuntamiento de Guadalajara lucieron limpias de comercio informal.
Alrededor del medio día de ayer las vialidades aledañas al Ayuntamiento de Guadalajara lucieron limpias de comercio informal. (Víctor Hugo Ornelas)

Guadalajara

Mantener las calles del Centro de la ciudad libres del comercio informal parece un propósito de año nuevo que el ayuntamiento de Guadalajara cumple a medias, pues aunque ayer logró liberar la zona de plaza Universidad y plaza de los Laureles, la hazaña les duró escasas horas, mientras que otras calles permanecieron invadidas por ambulantes.

En un ejercicio realizado por MILENIO JALISCO alrededor del medio día de ayer, se constató que las calles aledañas a la sede del ayuntamiento tapatío (Andador Pedro Loza, Morelos y Galeana) lucían amplias y libres, sin las decenas de puestos que generalmente las invaden, y tan solo se podía ver la tímida presencia de uno que otro comerciante ofreciendo su producto discretamente mientras caminaban, pero ninguno sobre el paso peatonal.

“Tenemos la indicación de que por lo pronto no se permita ambulantes”, señaló uno de los inspectores del ayuntamiento que permanecieron vigilando el lugar, aunque ese “por lo pronto” duró solamente tres horas, pues poco antes de las cuatro de la tarde estas mismas calles ya contaban con la presencia de comerciantes y el Centro de la ciudad volvió a su realidad.

Junto a los inspectores se encontraba un grupo de policías, “más que nada nuestra labor aquí es de apoyar a los compañeros inspectores que ya hasta los han golpeado”, explicó uno de los gendarmes.

Incluso esa efímera liberación de comercio en las calles alcanzó un radio muy pequeño, pues mientras había inspectores y policía en la zona frente a la Catedral metropolitana, solo había que cruzar la avenida Alcalde para darse cuenta que los alcances de este operativo fueron limitados, pues a partir de la calle Maestranza, los puestos ambulantes lucieron por ambos lados de la calle.

Frituras, juguetes, ropa, accesorios para celular, postres, lentes y otros artículos se ofertaron libremente a lo largo de la también conocida como “Calle de las novias”, mientras que al llegar a la Calzada Independencia, se encontró lo que bien podría confundirse con un tianguis.

Decenas de puestos permanecieron instalados en la calle de Obregón, con el pretexto de que se viene el Día de Reyes, en tanto que algunos otros comercios que aparecieron sobre la banqueta de la Calzada Independencia en temporada decembrina, también protagonizaron una prolongada estancia en la vía pública, cerca del sitito donde el 31 de octubre de 2014 un operativo concluyó en una serie de disturbios con automóviles incendiados en plena avenida Juárez.