Lo más importante fue destituir a Ecoagua

Después de dejar sin efecto el contrato de la empresa, integrantes del Cabildo de Torreón y del Simas, dijeron que de haber un juicio a favor del Ayuntamiento habrá licitación para nueva planta.
Xavier Herrera, gerente general del Simas, Ignacio Corona Rodríguez, presidente de la Comisión de Agua en el Cabildo y Félix Pérez Murillo, secretario Técnico del Consejo de Administración del Simas.
Xavier Herrera, gerente general del Simas, Ignacio Corona Rodríguez, presidente de la Comisión de Agua en el Cabildo y Félix Pérez Murillo, secretario Técnico del Consejo de Administración del Simas. (Miguel Ángel González)

Torreón, Coahuila

Integrantes del Cabildo de Torreón y autoridades del Sistema Municipal de Aguas y Saneamientos (Simas) aseguraron que de momento lo más importante para ellos fue despojar a la empresa Ecoagua de las funciones que tenía en la planta tratadora, así como buscar dejar sin efecto su contrato.

Así también resaltaron que de haber un juicio a favor del Ayuntamiento habrá una licitación para edificar una nueva planta, la cual permita comercializar los residuos líquidos a la industria.

El gerente general del SIMAS, indicó que para tomar la determinación de recuperar la planta tratadora de agua fue necesario un estudio detallado de la situación que enfrenta el organismo operador.

"Lo principal es que el consejo actual ha determinado tomar el toro por los cuernos. Ahorita que podemos tomar decisiones y actuar para enfrentarlos legalmente", dijo Ignacio Corona Rodríguez, presidente de la Comisión de Agua en el Cabildo, en entrevista para el programa Cambios.

Corona Rodríguez argumentó que la raíz surgió cuando la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la cual en 1999 marcó como norma que todos los municipios debían contar con una fábrica de esa naturaleza, pero la tecnología propuesta no fue la adecuada y eso ocasionó que el líquido proceso no le sirva a la industria.

"La Conagua publicó un decreto en el que estableció que todos los municipios debían contar con tratamiento en las aguas residuales para comercializarla a la industria. En ese entonces se marca el método de lagunas de oxidación que era el más barato y no tan eficiente como el de lodos activados, ante esa disposición obligada el Ayuntamiento lo cumple y dona el terreno de 170 hectáreas", recordó. 

A pesar de eso, mencionó que la construcción de la planta quedó suspendida por dos años y tiempo después fueron modificadas las bases para construirla, además de que el costo creció de 120 millones de pesos a 170 millones.

Xavier Herrera, gerente general del SIMAS, indicó que para tomar la determinación de recuperar la planta tratadora de agua fue necesario un estudio detallado de la situación que enfrenta el organismo operador.

"Es un análisis que tiene desde el inicio de la administración y hemos ido avanzando. El grave problema ha sido la planta tratadora y había veces que decían que nunca se iba a ganar el juicio porque estaba bien amarrado", declaró.

Mencionó que la operación de la planta era ya insostenible para el organismo, debido a que anualmente otorgan el 38 por ciento de intereses a la empresa. Mensualmente el Municipio le daba un pago por sus servicios que ascendía casi a los 8 millones de pesos y en los años que lleva operando han cubierto una cantidad que llega a los 500 millones.

Resaltó que luego de la evaluación de la planta (una vez que el personal de la empresa la abandonó) saltó a la vista que únicamente la mitad del equipo funcionaba, lo cual aunado a que su tecnología no era la adecuada impidió la comercialización del líquido tratado a la industrial.

Por su parte, Félix Pérez Murillo, secretario Técnico del Consejo de Administración del Simas, explicó que el organismo que representa comenzó a notar más irregularidades hace diez años y trataron de contratar un crédito para remediar la situación, pero las modificaciones a algunas normativas estatales lo impidieron. 

Félix Pérez indicó que cuando concluya el caso jurídico procederán con revisar el trabajo que ejerció Ecoagua desde su primer y último día.


"Empezamos a ver que los intereses eran sumamente altos e inmediatamente se puso a consideración conseguir un crédito de Banobras para liquidar a la planta tratadora de agua. Dos años tardó para que pudiera salir,  pero vino la nueva Ley de Aguas del Estado y quedó establecido que ningún sistema estaba facultado para pedir un crédito directo", explicó.

Dos entrevistados coincidieron en que si hubo culpa en los funcionarios municipales de las administraciones pasadas deben deslindarse responsabilidades, esto una vez que el juicio en contra de la empresa Ecoagua termine.

"Debería haber responsabilidad, pero ahora lo principal es que el poder judicial resuelva a favor de Simas y  podamos rescindir ese contrato de manera definitiva para que en un marco de transparencia se pueda publicar una nueva convocatoria para construir una planta tratadora eficiente", afirmó Corona Rodríguez.

Mencionó que el objetivo es que el recurso que se pretendía invertir en esa empresa para el mantenimiento del servicio hasta el 2021 sea utilizado para concretar una planta con el método de lodos activos, la cual tiene un costo que oscila entre los 500 y 600 mil pesos.

Félix Pérez indicó que cuando concluya el caso jurídico procederán con revisar el trabajo que ejerció Ecoagua desde su primer y último día.

"Una vez que concluya el caso queremos cómo operó desde el inicio hasta el final, sin embargo lo más importante es el cambio de tecnología para que el agua pueda tener