“La señora de los sueños”

Niños que se debaten entre la vida y la muerte agradecen a Silvia Villarreal su labor.
Silvia como psicóloga y tanatóloga retomó su quehacer profesional, ayudando a otras personas a superar un duelo familiar.
Silvia como psicóloga y tanatóloga retomó su quehacer profesional, ayudando a otras personas a superar un duelo familiar. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Acompañando a la señora Silvia Villarreal en la labor que realiza con los niños que están hospitalizados en la clínica 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social, se pudo constatar la alegría de la que es portadora, pues al cruzar las puertas de los cuartos donde están los niños, una sonrisa mágica aparece en sus rostros, la nombran de distintas maneras, la señora que es un ángel, el hada madrina de los sueños o simplemente su mejor amiga Silvia.

Lamentablemente por políticas de la institución no está permitido tomar fotografías o video, sin embargo platicamos con algunos de los niños, quienes nos compartieron su experiencia y cómo su vida cambió cuando conocieron a la señora Silvia.

Fernanda tiene 10 años y se encuentra en la cama 618, a ella le realizaron el sueño de tener una muñeca que la acompañara en el hospital para recibir el tratamiento contra el cáncer.

"Vengo al hospital por temporadas, a veces me ponen medicamento por 15 minutos y otras veces por más de una hora. Mi muñeca me acompaña a todas partes, me siento bien de tener a alguien que me acompañe cuando me ponen los medicamentos". 

Fernanda quiere ser maestra, sueña con enseñarle a los alumnos muchas cosas, dice que cuando sea mayor le gustaría ayudar a la gente, como lo hace su amiga, la señora Silvia.

Karina está en la cama 607, ella estaba contenta de ver a la señora de los sueños, sin embargo, al entrar la enfermera a colocar más medicamento, la niña empezó a llorar descontroladamente, decía que ya no quería más piquetes, que le dolían mucho, que la dejaran estar con la señora de los sueños.

Pablo de la cama 608 quiere ir al Territorio Santos Modelo, asegura que conociendo el estadio donde juega su equipo él se sentirá mejor, espera que su sueño sea realizado en breve.

Mientras que Angélica de la cama 605, sueña con llegar a cumplir 15 años y disfrutar de su quinceañera, la ilusión de sanar, que el cabello le crezca y pueda lucir un hermoso vestido de 15 años le mantiene luchando la batalla contra el cáncer.