Siguen saturados los centros comerciales

Los comercios en León han sido saturados por los leoneses que realizan compras navideñas. En muchos, las filas para pagar en las cajas, hacen que los clientes se retiren y busquen volver otro día ...
Los comerciantes aseguraron que el sábado fue el día más pesado.
Los comerciantes aseguraron que el sábado fue el día más pesado. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

Desde el viernes pasado, los centros comerciales en León se han visto “a reventar”. Y es que en cuanto llegó el aguinaldo, muchos leoneses aprovecharon para realizar sus compras navideñas.

En cuanto las tiendas abren sus puertas, los clientes comienzan a llegar, según dijo un guardia de seguridad en el centro comercial Altacia.

Y es que la temporada es un exhorto a las personas para entregar un regalo, por sencillo que sea, a sus seres queridos, a manera de agradecimiento.

“Hay quien viene y compra un solo detalle, como un cinturón o una corbata. Pero también tenemos clientes que vienen y compran muebles o joyas de regalo”, dice Gonzalo, un vendedor de piso.

En la zona de comida de Altacia, las filas para comprar alimentos se encuentran en todos los comercios. No hay uno sólo en el que uno sea despachado con rapidez.

Por mucho que se esmeren los empleados, en estas fechas, todos los negocios están saturados y su capacidad de atención se rebasa.

Incluso hay comercios que contratan personal de manera temporal, para amortiguar el exceso de clientes que genera la temporada navideña.

Las tiendas de ropa son de los negocios más concurridos, pues la Navidad es la ocasión perfecta para estrenar prendas de vestir. Además, la ropa se encuentra entre los regalos preferidos y más frecuentes en la temporada.

Sin embargo, a la hora de pagar las cuentas, muchos clientes deciden volver en otra ocasión. Las cajas también se ven rebasadas en su capacidad, lo que deriva en la molestia de los clientes.

Debido a la gran cantidad de personas, el procedimiento de paga se torna lento y aunque estén formados, algunos clientes deciden dejar la fila y buscar su compra en otro establecimiento.

“Es la segunda vez que venimos, habíamos venido el sábado pero había mucha gente; hoy sí nos vamos a tener que esperar un rato para que nos cobren”, comentó el señor Valdés, formado detrás de 8 personas esperando pagar en una tienda departamental de Altacia.

En Plaza Obelisco, la entrada a la tienda de autoservicio era lenta, “a vuelta de rueda”.  Adentro, también los carritos con despensa y regalos circulan lento.

A la salida, los clientes saturan los negocios de calzado, los baños, el puesto de pan y postres, con todo y carrito lleno. Muchos leoneses asisten en familia a realizar las compras, los niños se encargan de empujar el carrito mientras los papás seleccionan la despensa.

La víspera de Nochebuena y el mismo día de la Navidad, reconocen los encargados de los