El juego de la asixia o "Shoking game", un peligro real

El psicólogo lagunero, Luis Silos Arellano, advirtió del alto riesgo que corren los jóvenes al practicar la actividad, que va desde golpes y fracturas a causa de las caídas, hasta la muerte.
 Luis Silos Arellano, psicólogo.
Luis Silos Arellano, psicólogo. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Luego de que circulara en redes sociales un nuevo juego que practican los adolescentes llamado "asfixia", que ya ha causado la muerte de jóvenes en Estados Unidos, el psicólogo Luis Silos Arellano, dijo que el tema es complejo.

Se tienen que analizar todas las cuestiones psicosociales que rodean a los jóvenes hoy en día, sin embargo concluyó que este tipo de prácticas suicidas no serían virales si tuvieran información, el apoyo de sus padres, orientación en las escuelas y la integración a una sociedad que fomente valores.

"El juego de la asfixia conocido como el "choking game" o "shocking game" es una práctica de alta peligrosidad y de riesgo mortal, ya que consiste en el acto de inducir a una persona al desmayo, por medio de la asfixia intencional, con el fin de sentir una sensación de desvanecimiento", explicó el psicólogo.

Este acto es erróneamente visto como "juego" por parte de los jóvenes y debido a que consiste en sofocarse o estrangularse intencionalmente hasta perder el conocimiento, a menudo puede resultar en muertes accidentales que son confundidas con suicidios.

"Desde 1995, por lo menos 82 niños y adolescentes han perdido la vida a causa del juego de la asfixia, según lo indica un estudio realizado recientemente por el Centro de Lesiones de los CDC".

Las estadísticas demuestran que la práctica del también llamado "juego de la muerte" han aumentado en las últimas décadas y ha sido responsable de numerosas muertes y daños neurológicos graves en jóvenes alrededor del mundo.

En los últimos años, se ha notado un incremento considerable en la incidencia de esta práctica por parte de adolescentes de secundarias y preparatorias, tanto en Estados Unidos como en México y latinoamérica.

"Las consecuencias no letales incluirían: daño cerebral, convulsiones, hemorragias en los ojos, conmoción cerebral y fracturas debido a las caídas posteriores a la pérdida de consciencia", refirió el especialista.

El psicólogo advirtió varios síntomas para identificar a los jóvenes asiduos a este juego, con la finalidad de que los padres, educadores y amigos puedan ayudarlos.

Hablan del juego o utilizan otro nombre para referirse al mismo, tienen lo ojos inyectados de sangre, tienen marcas en el cuello, visten camisas de cuello alto, incluso cuando hace calor.

A menudo tienen fuertes dolores de cabeza, se muestran desorientados después de haber estado solos por cierto tiempo, se muestran inesperadamente muy irritables y hostiles, tienen cuerdas, bufandas y cinturones amarrados a la cama.

El especialista advirtió que no se puede generalizar las causas de la adicción de este juego en los adolescentes, ya que cada paciente tiene su propia historia de vida, entorno social, educativo, económico y familiar en específico.