Brote de piojos es normal, pero previsible: SSD

Servicios de Salud Durango, explicó que la cultura de prevención, el apoyo de padres de familia y maestros, así como la higiene personal, son fundamentales para evitar la pediculosis.
Sub director de los Servicios de Salud del Estado, Miguel Ángel Aragón
Sub director de los Servicios de Salud del Estado, Miguel Ángel Aragón (Silvia Ayala)

Durango, Durango.

En esta temporada de calor que está por concluir en el mes de septiembre y octubre, se termina también el riesgo de brote de pediculosis o lo que se conoce como brote de piojos, temporada que si fue resentida en seis planteles escolares que reportaron, entre todos, un total de 30 niños afectados.

En entrevista, el sub director de los Servicios de Salud del Estado, Miguel Ángel Aragón, señaló que en comparación al año pasado, ha disminuido el número de casos que se tienen, incluso para este mes prácticamente se elimina el brote, aunque tuvimos seis casos de brotes en escuelas, donde reportaban cuatro o cinco niños con este problema.  

“Necesitamos la ocupación de los padres de familia en las acciones de prevención, bañar diariamente a los niños, revisarles el cuero cabelludo para detectar a tiempo el brote"

“Todas las escuelas fueron susceptibles a este problema, sin embargo maestros y padres de familia tienen la cultura de explorar y revisar el cuero cabelludo, las uñas y en general el aseo personal, como parte de la coordinación que se tienen con la Secretaría de Educación”. 

El problema cuando se presenta, los mismos padres de familia buscan el tratamiento que es gratuito en todas las instituciones de salud, por lo que afortunadamente el problema no ha pasado a mayores, detalló el doctor Miguel Ángel Aragón.

Destacó que para evitar la propagación de este padecimiento es necesaria la higiene personal diaria.

“Sin embargo, en esta fecha del año ya vamos hacia la baja y ya no se tienen reportes nuevos, prácticamente se está cerrando la temporada”, apuntó.

Remarcó que entre las seis escuelas que reportaron el problema, se tuvo un total de 30 niños afectados en todo el Estado, una cifra que si bien no es mínima, tampoco es para provocar alarma.

“Necesitamos la ocupación de los padres de familia en las acciones de prevención, bañar diariamente a los niños, revisarles el cuero cabelludo para detectar a tiempo el brote, en caso de que el menor presente el problema, se debe aislar de la escuela, es decir, no llevarlo para evitar el contagio y aplicar el shampoo que se distribuye de manera gratuita en los centros de salud y clínicas de medicina familiar”, apuntó finalmente.