CRÓNICA | POR HAIDE AMBRIZ PADILLA

Misma distancia, muchas diferencias: Uber vs Taxi

Como lo habían anunciado, desde las primeras horas de este martes dos de agosto iniciaron operaciones en la ciudad de Torreón. Por lo que se solicitó el servicio.

Comparando el servicio de Uber con el de Taxi convencional.
Comparando el servicio de Uber con el de Taxi convencional. (Manuel Guadarrama)

Torreón,Coahuila

Como ya lo habían anunciado este dos de agosto Uber inició operaciones en la ciudad de Torreón, Coahuila. Las primeras horas de este martes, eran ocho los automóviles de Uber que estaban visibles y ya en movimiento por el primer cuadro de la ciudad.

Pasadas las once de la mañana, se solicitó el servicio de Uber, vía aplicación, la respuesta fue en menos de 3 minutos, a través del celular pudimos verificar el nombre del socio-conductor, las placas del automóvil, el modelo y hasta estimar una tarifa.

Luego de saludarnos y presentarse, nos indicó que daría inicio nuestro viaje, levantando su celular e indicando en la aplicación que había comenzado.

Al llegar nuestro servicio de chofer particular, un mensaje entró al celular para avisar que estaba en la puerta de Milenio La Opinión Laguna, salimos y nos percatamos que efectivamente era el socio-conductor que había mandado el sistema previamente, el vehículo, sus placas, todo estaba en orden.

Al subirnos a la unidad, el vehículo estaba muy limpio, la impresión fue similar al recibir tu automóvil recién salido del autolavado, asientos limpios y aspirados, tapetes limpios sin huellas, tablero reluciente, sin dejar de mencionar el agradable olor a carro nuevo que emanaba de la unidad.

Dos pasajeros abordamos el vehículo, el chofer luego de saludarnos y presentarse, nos indicó que daría inicio nuestro viaje, levantando su celular e indicando en la aplicación que había comenzado, la unidad efectivamente era nueva y con aire acondicionado.

El chofer lucía bien vestido, aseado y con un trato amable, nos preguntó ¿Desean indicar la ruta del viaje o prefieren que viajemos con google maps?, le pedimos viajar con el navegador satelital de google maps.

Nuestro destino era la Torre Eiffel que se encuentra en la vecina ciudad de Gómez Palacio, el conductor nos preguntó si deseábamos oír algo en especial o le dejaba en la estación que venía escuchando, le dijimos que estaba bien así, ya que el volúmen no era invasivo, durante el trayecto se escuchaban éxitos del momento de fondo.

Al preguntarle al socio conductor si no había problema de viajar a Gómez Palacio o a Lerdo, dijo que no, ya que Uber es un servicio de chofer particular y ellos pueden viajar a donde el cliente pida.

Aclaró que pueden dejar clientes en estas ciudades sin embargo, aún no pueden recogerlos, ya que oficialmente Uber no opera en ciudades de Durango.

La dinámica tradicional de un taxi, se dio a la inversa, yo era quien cuestionaba al chofer, dijo que era su séptimo viaje, que había estado muy solicitado el servicio, sin embargo la mayoría habían sido cortos, de manera tal que apenas llevaba 120 pesos de ganancia propia.

Al preguntarle si la unidad era nueva, dijo que sí, que él y otra persona se habían asociado para brindar el servicio, de tal forma que el automóvil en el que viajábamos era nuevo, tenía dos días de salir a rodar por las calles.

El chofer particular, dijo que cuentan con seguro amplio. La unidad cuenta con bolsas de aire y trae todo en caso de que ocurra un accidente vial, desde una ponchadura hasta otras contingencias.

Cuando menos acordamos, ya estábamos en el lugar a donde íbamos, no se sintieron los frenones o arrancones de siempre, llegamos sanos y a salvo a nuestro destino. El pago fue simple, vía tarjeta de crédito, al final evaluamos el servicio y el chofer evalúo a los usuarios.

Teníamos que regresar al corporativo, por lo que el fotógrafo y su servidora decidimos pedir un taxi, a la manera tradicional en la parada de transporte y levantando la mano.

Se acercó un taxi y le pedimos viaje, nos preguntó a dónde nos trasladabamos, le dijimos que a Torreón, se molestó y dijo "ya están arriba, los llevo, pero no pasamos a Torreón ni los de Torreón pasan a Gómez Palacio".

La unidad traía clima, sin embargo estaba sucia y muy deteriorada, a ritmo de cumbias nos llevó el taxista, quien nunca se presentó y tampoco pudimos observar su tarjetón.

"Ya están arriba, los llevo, pero no pasamos a Torreón".

El señor llevaba lentes oscuros y un prominente bigote, que al ver que tomábamos fotos de la unidad se molestó y dijo "qué traen, fotos no". 

Le explicamos que estábamos documentando las diferencias entre Uber y taxis normales, fue ahí que empezó a sacar su tarjetón, dijo que contaba con licencia y todos los permisos que la ley establece.

Dijo que pertenecía al sindicato de la Urcitran, su taxi era eco express, que no era su carro, nos contó que él pagaba renta, que el patrón se encargaba de las placas y demás, él se ocupaba de la licencia y el tarjetón.

Aclaró que la unidad tenía seguro y que el sindicato los ayudaba mucho en caso de accidentes o problemas legales, dijo que no temía a la llegada de Uber.

Al llegar a nuestro destino nos preguntó con qué pagaríamos, pues no traía mucho dinero, le dimos un billete de 200 pesos, finalmente juntó el cambio, el costo del viaje fue de 30 pesos, mientras que en Uber la misma distancia, en mejores condiciones nos costó 26 pesos.