Las solicitudes de Umas reprueban por omisiones

Habría proyectos “excelentes” pero las solicitudes tuvieron diversas irregularidades; los requisitos se han hecho más estrictos, advierte delegado de la Semarnat.

Guadalajara

El delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Jalisco, Sergio Hernández González, reconoce que es malo para Jalisco que 47 solicitudes de apoyo para Unidades de Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (abreviadas a Umas) no hayan pasado la aduana de las oficinas centrales de la ciudad de México, debido a omisiones que van desde presentar credenciales de elector caducas hasta brincar pasos indispensables para ser calificadas de forma positiva.

“Sale una convocatoria en enero; el límite para recibir proyectos fue el 14 de febrero, y quienes quieran obtener el subsidio deben presentar estudios en relación al proyecto y la documentación anexa en el espacio de contacto ciudadano; es lo que recibimos en proyectos, nosotros conformamos un comité, y primero tiene que hacer una revisión jurídico-administrativa, después se hace una revisión técnica, y después se mandan las observaciones a la Dirección General de Vida Silvestre, porque nosotros como delegación no decidimos qué proyectos van a salir beneficiados”, explicó en relación a la publicación de este diario, del pasado 15 de julio de 2014.

“Por ese lado está muy clara la convocatoria, allí vienen los documentos a presentar, y en este caso son nueve documentos que nos piden, dependiendo si es persona física o moral, o si es asociación, con la advertencia de que deben ser Umas en zona rural […] recibimos la documentación de 47 proyectos, que en total sumaban 47 millones y medio e pesos; el comité jurídico revisó que la documentación legal cumpliera con el lineamiento, y nos dimos cuenta que hay cosas que no concuerdan: hay una cláusula que dice que la credencial del IFE debe estar vigente, y en algunos no estaba; otra dice que las actas de asamblea deben estar registradas ante el Registro Agrario Nacional, y no sucedía; otra aludía a la situación fiscal. La convocatoria dice que la falta de cualquier dato da motivo para descartar la solicitud […] como era nuestra obligación, mandamos un informe interno, y al ver que ninguno de los 47 cumplía con los requisitos, pues nos atan de manos, porque no podemos favorecer a nadie y advertirle que corrija su documentación”.

Hernández González lo lamento; dijo que “hay proyectos realmente interesantes; por ejemplo, en la zona norte teníamos proyectos de conservación del oso, del águila real; en otros puntos había algunos proyectos de venado, de hongos, estaba el mismo cocodrilario en La Manzanilla, en el que quieren hacer la parte del museo […] estoy  preocupado porque es parte de mi trabajo el apoyo, pero yo no tengo recursos para darles”.

En México “me dicen que los lineamientos se tienen que cumplir tal como se publicaron”, y reconoce que fueron más estrictos para este año. A su juicio, los prestadores de servicios técnicos son responsables porque se les contrata para que hagan su trabajo a cabalidad y observen las reglas. Quizás el hecho de que se haya bajado a 20 por ciento el porcentaje máximo de lo que puedan cobrar por proyecto, significó un estímulo para improvisar el trabajo o para tratar de reunir más expedientes, lo que derivó en la mala calidad de las presentaciones, puntualiza.