Ganadería aún sufre por sequía de hace 3 años

El ex alcalde de Mapimí y ahora ganadero, Dagoberto Castro Aguilera, aseguró que a pesar de que en el último año hubo mucha lluvia, tendrán que pasar otros 5 o 10 años para recuperarse.
Reportan que 6 mil 500 vacas lecheras no han sido ordeñadas, solo en la zona del río Sonora.
Todavía ve lejos una mejoría en la ganadería del norte de Durango. (Héctor Téllez)

Mapimí, Durango

Dagoberto Castro Aguilera, ganadero de la zona de Ceballos, en el municipio de Mapimí y ex presidente de la Asociación Ganadera Local, sostuvo que a casi tres años de la sequía recurrente que azotó a La Laguna, es fecha todavía que de no se tiene una recuperación del ganado que se perdió, ya sea por morir o por enviarse a los rastros.

Sostuvo que aún cuando se presentaron lluvias significativas desde el año pasado y se comenzaron a recuperar los pastizales, todavía ve lejos una mejoría en la ganadería del norte de Durango, ya que una gran parte de quienes se dedican a esta actividad tuvieron que deshacerse de sus cabezas.

Afortunadamente, dijo el ex alcalde de Mapimí, los precios se han mejorado sustancialmente y eso equilibra las pérdidas, de ahí que ahora el reto será repoblar los hatos que en un tiempo se perdieron.

En cuanto al clima, dijo que estos últimos dos años han sido buenos, pero el problema que aún se resiente es que faltan vientres para volver a repoblar.

Mencionó que en su caso particular, él como muchos, perdió hasta un 50 por ciento de su inventario ganadero, ya que 350 cabezas que tenía, se quedó 150 cabezas y así es el panorama para la mayoría de los ganaderos del norte del estado de Durango.

"La sequía de hace dos a tres años acabó con la gran mayoría de los inventarios de ganado, pues muchos tuvimos que deshacernos de nuestras vacas antes de que murieran de sed y hambre, por lo que las enviamos al rastro y las vendimos a mil pesos cada una, cuando su valor real era de 8 o 9 mil pesos", lamentó el ganadero.

Estimó que todavía pudieran pasar de unos 5 a 10 años años para que se logre una recuperación total del inventario, ya que se deberán de comprar pies de de cría y estas puedan dar becerros, a fin de alcanzar el nivel de ganadería que se tenía en años anteriores.

A pregunta expresa, dijo que afortunadamente los precios se mejoraron y quien tenga ganado está haciendo dinero, debido a que una vaca de desecho, en el precio de la carne se está pagando a 25 pesos el kilogramo, lo que equivale que a una vaca de establo de 300 kilogramos esta siendo pagada en 16 a 18 mil pesos.