Sentenciado no debe estar fuera de la cárcel, asegura Renace

El director de la asociación, Martín Carlos Sánchez, dijo que hay excepciones en las que se requiere asistencia fuera de centros penitenciarios, pero al recuperarse el interno es regresado a las ...
Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director general de la Asociación Renace.
Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director general de la Asociación Renace. (Foto: Archivo)

Monterrey

No existe motivo alguno por la que un homicida sentenciado esté fuera de la prisión, afirmó Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director general de la Asociación Renace.

Éste lunes MILENIO Monterrey dio a conocer que un homicida sentenciado evadía su estancia en prisión al estar dentro de un hospital privado, que ha sido cuestionado por sus prácticas en pasadas ocasiones.

Carlos Gabriel Peña Leyva recibió en 2012 una sentencia de 17 años de prisión por el asesinato de su hijo de 18 meses, sin embargo, al menos todo lo que va del año lo ha pasado en las instalaciones del Hospital Santa Cecilia, en el centro de Monterrey.

"Por ningún motivo debe estar fuera de las prisiones aquella persona que ha sido sentenciada, debe estar bajo resguardo del estado, a cargo de la autoridad penitenciaria.

"No hay ninguna razón evidente o justificación jurídica para que las personas estén fuera de la cárcel", dijo,

En relación a las excepciones de traslado a recibir servicios médicos externos, dijo que esto sólo se utiliza para recibir asistencia fuera de los Centros Penitenciarios cuando no le pueden ayudar en el interior del Penal y sólo mientras es intervenido quirúrgicamente y se recupera.

Alegó que esto puede presentarse en crisis cardiacas o cuando un interno tiene algún tipo de cáncer terminal o síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

"Pasando a la urgencia deben regresar de inmediato a las instalaciones penitenciarias, al reclusorio, no puede estar fuera cuando la atención ya se dio y la persona recuperó su estabilidad", dijo.

Adicionalmente una persona fuera del reclusorio genera la necesidad de una custodia de tiempo completo, lo cual es complicado en relación al déficit de celadores que existe en los penales de Nuevo León desde hace casi 8 años.

Sánchez Bocanegra, quien lidera una asociación de beneficencia que ayuda en la reinserción de los ex convictos en la vida fuera de reclusión, señaló que en toda la experiencia que tiene en la materia jamás se había topado con un caso de esta naturaleza.

En el caso del tratamiento que está llevando el interno Carlos Gabriel Peña Leyva por un presunto cuadro de ansiedad, depresión y crisis convulsivas, según se pudo constatar en los medicamentos que le proveen dentro de la clínica, dijo que los trastornos mentales no excluyen a un sentenciado de la prisión.

Agregó que en los tres penales de estado existen pabellones para enfermos psiquiátricos que han cometido un delito.

"Tienen atención médica, ya veremos qué tipo, pero sí tienen psiquiatras que medican a los internos, hay áreas exclusivas para los internos psiquiátricos, que no son las mejores, pero las hay".

Dijo que en estos casos la familia también coopera en ocasiones para que el paciente tenga toda la atención médica.

En cuanto a las razones que tienen a Peña Leyva en un hospital particular en lugar de la prisión, Sánchez Bocanegra dijo que podría adjudicarse a una falla que debe ser investigada.

"Hay que ver bajo qué circunstancias y bajo qué justificación jurídica permanece en el hospital, si existe un documento de este tipo y partir hacia qué tipo de situación lo mantiene allí", dijo.

De ser el caso de su enfermedad, determinó que hay muchos reos que también deberían contar con estos "privilegios".