Señalan contaminación de agua potable en Los Sauces

Los problemas por la polución podrían ser infecciones en la piel, vías urinarias, daños en los riñones y el hígado.
Planta tratadora en la localidad
Planta tratadora en la localidad (Marcelo Ramírez)

Ocotlán

Los habitantes de Los Sauces, en Ocotlán, que en los últimos meses se popularizó por ser el sitio donde se está construyendo la nueva planta de la firma internacional Nestlé, en Jalisco, han tenido que aguantar por más de 10 años, que el pozo que les suministra de agua a sus hogares, negocios y tierras de cultivo, se encuentre contaminado por arsénico, metal que, según la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés), puede provocar al ser humano problemas en el sistema digestivo, disminución en la producción de glóbulos rojos, enfermedades en la piel, infecciones en la vías urinarias, así como daños en los riñones y en el hígado.

El pozo situado en la entrada de la localidad de Los Sauces abastece de agua a los 800 pobladores del lugar, así como a las rancherías de El Ramireño, El Sabino y La Joya, todas correspondientes al municipio de  Ocotlán, en Jalisco, totalizando a mil 600 personas que diariamente utilizan ese vital líquido para las labores del hogar, además de usarla para su limpieza personal.

David García Ortega, delegado de Los Sauces, hizo pública la queja, sobre que “el agua huele mal y en ocasiones tiene un color”. Precisó que, en anteriores mandatos municipales, los delegados de esa comunidad han mantenido pláticas con los alcaldes de la ciudad, pero siempre les prometen que les van a ayudar y así se queda.

Comentó que cuando los alcaldes están en campaña política, llegan a la comunidad y les “juran y les prometen” que si votan por ellos se les solucionará el problema.

David García aseguró que la última vez que conversó con el actual alcalde de Ocotlán, Enrique Robledo Sahagún, le aseguró que los niveles del metal ya habían disminuido como por “arte de magia”, gracias a la planta tratadora de agua que se encuentra en dicha comunidad desde el 2010.

El mismo delegado confesó que, desde que saben el tipo de metal contenido sobre el agua, dejaron de consumirla; sin embargo, es necesario bañarse, por lo que dice que al hacerlo “queda la piel como lagartijo: reseca”.

Con el escepticismo en su rostro, el encargado de Los Sauces cuestionó el cómo es posible que en tan poco tiempo que tiene habilitada la planta se bajará el arsénico, cuando “el pozo tiene 11 años trabajando”, agregó que “la gente sigue dudando del agua y no está contenta”.

Asimismo, informó que la Comisión Estatal del Agua (CEA) sólo ha tomado muestras del agua, donde a su vez ya le han informado la situación al gobernador del estado.

Por otra parte, Héctor González González, coordinador del área sanitaria de la Región Sanitaria No. 4 de la zona Ciénega con sede en La Barca, de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) declaró que, conforme a los recursos económicos que la dependencia estatal les brinda, han realizado monitoreo en el pozo de Los Sauces, y confirmó que efectivamente contiene arsénico el agua: “tenemos la SSJ cuenta con algunos resultados de ésta comunidad, el resultado arroja que los niveles de arsénico están arriba de lo permitido que marca la norma”.

Afirmó que la oficina central de la SSJ le ha hecho observaciones al Ayuntamiento de Ocotlán, debido a que la infraestructura donde se encuentra el pozo. Sentenció que volverán hacer otra visita al municipio para tomar otra muestra del líquido, y si en el resultado sale niveles de arsénico mayores a lo permitido buscarán la manera de que el municipio sea multado y será clausurado el pozo.