Con cucharas y piedras, Morena golpea vallas en el Senado

Martí Batres informó que de consumarse la reforma energética en el Senado y de pasar en la Cámara de Diputados, van a acusar al presidente Enrique Peña Nieto por el delito de “traición a la ...

Ciudad de México

Con cucharas, piedras, paraguas, sillas, patadas, zapatos e incluso con varillas, integrantes y simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) golpearon los muros metálicos que rodean el Senado de la República a manera de protesta por la discusión del dictamen de la reforma energética.

Pasadas de las 11 de la mañana, contingentes de diversos estados como Puebla, Guerrero, Veracruz, Distrito Federal que integran Morena, asimismo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, del Sindicato Mexicano de Electricistas, organizaciones campesinas y civiles comenzaron lo que ellos denominan una contrarreforma contra la privatización y venta del petróleo mexicano.

En el quinto día de actividades, Martí Batres, dirigente de Morena informó que de consumarse la reforma energética en el Senado y de pasar en la Cámara de Diputados van a acusar al presidente Enrique Peña Nieto por el delito de "traición a la patria" ante la Procuraduría General de la República "por ser las únicas instancias que tenemos hasta el momento" esto en la Plaza Pasteur, en donde se están llevando a cabo actividades artístico musicales.

Además explicó que López Obrador volverá a sumarse a la protestas toda vez de que reciba las indicaciones de los médicos que los atendieron por el infarto en Médica Sur.

Señaló que aunque López Obrador no se encuentra físicamente en la protesta el movimiento no se ha debilitado ni tampoco desinflado ya que por un lado existe el liderazgo del tabasqueño y por el otro la causa por la que están luchando varios mexicanos que es evitar la venta de petróleos mexicanos por lo que solo dijo se van a empobrecer más los pobres, enriquecer más lo ricos, se generará mayor incremento de impuestos y perdida de la soberanía nacional.

La resistencia que consiste en crear un cerco en los alrededores del Senado, en los muros metálicos y las vallas humanas de Policía Federal colocados a lo largo de Paseo de la Reforma.

Inclusive, los elementos policíacos se extendieron más allá de la Glorieta Colón, se desplazaron cerca del Monumento a la Revolución.

Paseo de la Reforma no se encuentra totalmente bloqueado; gente con bicicletas y patines realizan el tradicional paseo dominical. No obstante algunas arterias importantes que rodean Morelos, Bucareli y París se encuentran absolutamente blindados y se impide el paso a cualquier persona ajena.