Vacaciones saludables: cómo descansar sin subir de peso

Es frecuente que se incrementen los malestares digestivos, así como descompensaciones por olvidarse de la dieta y tratamientos médicos.
Compensar calorías, saltarse una comida para comer más en la otra, afectará la digestión
Compensar calorías, saltarse una comida para comer más en la otra, afectará la digestión (Especial)

Guadalajara

Arrancan las vacaciones de Semana Santa y de Pascua, y con ello, el deseo de descansar y olvidarse de la rutina diaria. Para muchas personas supone la posibilidad de viajar o de realizar varias comidas fuera de casa, menos frugales y llenas de antojitos. Durante los periodos de asueto es frecuente que se incrementen los malestares digestivos, así como descompensaciones por olvidarse de la dieta y tratamientos médicos. O simplemente, ganar un par de kilos, o más. Algo que sucede no sólo en la temporada navideña.

“Ciertamente ahora no hay el clima frío de diciembre, ni tantas fiestas, pero básicamente pasa igual… El calor es motivo para que mucha gente sólo quiera estar acostada y no moverse, comen de más… y también suben de peso”, apuntó la nutrióloga de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Sigrid Pimentel Martín.

En entrevista con este medio, la especialista aseguró que es posible tener unas vacaciones saludables, sin que ello signifique privarse, y disfrutar de la comida sin subir de peso, y sin afectar el fin de estos periodos que es el descanso, para lo cual hace varias recomendaciones.

La primera es que al comer fuera de casa, se prefieran los restaurantes de cocina local y se eviten los establecimientos de comida rápida “para no propiciar el consumo de  alimentos altamente calóricos que los distingue”. Evitar los ‘combos’ y los platos con grandes porciones y mucha grasa. La gente piensa que vacaciones es igual a comer y beber cuanto se quiera y hasta consumen alimentos que tienen restringidos por alguna enfermedad crónica, señaló.

El olvidarse de tratamientos médicos también es una conducta frecuente que se evidencia en el incremento de pacientes que presentan descompensaciones de glucosa (azúcar en sangre) o presión arterial.

El segundo punto es tener cuidado con las bebidas. “No dejar de consumir agua natural, y si se quiere darle un toque de sabor con una rodaja de limón o lima”, sugirió. Se deben limitar los refrescos y otras preparaciones azucaradas y “recordar que las bebidas alcohólicas contienen las llamadas calorías vacías, que son calorías que no sirven, sólo engordan”, enfatizó. Esto con independencia de que el abuso en su consumo pone en riesgo de sufrir intoxicaciones y hasta accidentes.

“Una media son dos copas al día”, refirió, haciendo hincapié en que se trata de vino blanco o tinto, y no de otras bebidas etílicas.

La tercera recomendación es que las entradas o aperitivos de preferencia sean a base de frutas y verduras y no panes o galletas. “Nos va a ayudar a sentir saciedad, aporta fibras y menos calorías”, explicó.

Como punto número cuatro sugirió indagar cómo se preparan los platillos, y optar por alimentos a la plancha sobre los fritos; y guarniciones a base de verduras también sin grasa. Ligado a lo anterior aconseja consumir el mayor número de frutas y verduras y una recomendación más tiene que ver con cuidar las colaciones, que sean alimentos ligeros entre el desayuno y la comida, o la comida y la cena.

A propósito, la entrevistada agregó que generalmente las mujeres no toman el desayuno o la comida, pero cenan en gran cantidad. “Es muy importante respetar los tiempos de comida”, acotó, y no se vale ‘compensar’ calorías, es decir saltarse una comida para comer de más en otra. “Va a afectar la digestión, se van a sentir mal, y no es lo más adecuado”.

El siguiente punto que resaltó es ser cuidadoso con la preparación de mariscos, que son muy solicitados en esta temporada vacacional, para evitar intoxicaciones e igualmente los platos con mucha grasa.

“Otra cosa muy importante es mantenerse activo, realizar actividad física y recordar que estos pequeños cambios en las vacaciones van a hacer la diferencia de no subir de peso”, enfatizó Pimentel Martín. Sobre cómo incrementar el ejercicio sin agobiarse ni sentir que se afecta el descanso vacacional, la nutrióloga sugirió aprovechar los espacios de recreo y jugar al aire libre con los hijos, sobrinos o nietos. “Podemos estar recostados y descansar frente a la playa, pero también incorporar actividades lúdicas que impliquen movimiento”, ejemplificó. En la ciudad, dar paseos (a pie o en bicicleta), caminatas, ir a parques para hacer juegos que impliquen movimiento.

Un último consejo es dormir lo suficiente para descansar. “Los requerimientos varían, pero en general los adultos necesitan un periodo de siete a ocho horas de sueño para dar un rendimiento adecuado en la vida diaria”, dijo. No se debe dormir ni menos ni más, pues esto último también afecta al organismo y no se despierta renovado.

Adoptando estas sugerencias de la SSJ, sí es posible cambiar la rutina y gozar de unas vacaciones saludables con tiempo de descanso, de recreo y de convivencia con familiares y amigos.

Claves

DISFRUTAR EN VACACIONES

Recordar que la dieta es lo que se come a diario. Una dieta balanceada es fundamental para preservar una buena salud y sentirse bien

El consumo de alimentos de alto contenido calórico y bajo contenido nutrimental afecta el funcionamiento del organismo

El exceso de estos alimentos satura al organismo de toxinas

CONSEJOS VARIOS

Al comer fuera de casa, preferir restaurantes de cocina local en vez de los establecimientos de comida rápida

Evitar los ‘combos’ y los platos con grandes porciones

Limitar los refrescos, las bebidas azucaradas y las bebidas alcohólicas

Consumir agua natural. Idealmente dos litros al día

Buscar que las entradas o aperitivos sean a base de frutas y verduras y no panes, tostadas o galletas

Optar por alimentos a la plancha sobre los fritos o con mucha grasa

Consumir el mayor número de frutas y verduras. Que las colaciones sean a base de éstas

Evitar saltarse comidas

Ser cuidadoso con la preparación de mariscos

Mantenerse activo. Aprovechar los espacios de recreo para la convivencia, pasear y jugar al aire libre.

Dormir lo suficiente para descansar. Ni más, ni menos

Fuente: Secretaría de Salud Jalisco